ACTIVISTAS

ACTIVISTAS

Las periodistas feministas cumplen un rol cada vez más importante en los medios de comunicación. Voces de un papel social que trasciende la noticia

Por Majo Corvalán para La opinión de San Luis

 

El 7 de junio se celebra el día de las y los periodistas en homenaje a la aparición del primer periódico, La Gazeta de Buenos Ayres, fundada por Mariano Moreno que en su publicación no solo informaba, sino que editorializaba. De hecho, sus palabras fueron claves para la revolución, como en estos tiempos lo son las plumas y las voces de muchas mujeres que se comprometen con el Periodismo Feminista.

 

¿Qué es el periodismo feminista?

 

Es el periodismo que cuestiona el sistema patriarcal, visibiliza sus consecuencias y se compromete con el cambio de paradigma que propone el feminismo. Si el feminismo es un movimiento que busca la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de todas las personas, el periodismo feminista persigue el mismo fin y se convierte en una herramienta más de transformación social.

 

Entonces, rompe con los mandatos e incomoda en las audiencias, en el interior de los medios de comunicación y en la propia línea editorial.

 

Hace más de diez años decir que éramos periodistas feministas era cavarnos la propia tumba, así que usábamos un eufemismo que por suerte ya no es necesario, “periodistas con perspectiva de género”. Eran épocas en las que se utilizaba el título “crimen pasional” para hablar de un femicidio, en el que se protegía la identidad de los agresores o violadores, pero se exponía a la denunciante y en la que la palabra “aborto” como “derecho” tenía poco lugar, aunque las periodistas insistiéramos.

 

Con el tiempo la palabra de las feministas logró legitimidad y esto también llegó a las redacciones y a los estudios de radio y televisión.

 

A veces se confunde, por eso vale aclarar lo que no es “periodismo feminista”. Publicar la crónica de un femicidio solo contando los hechos, no lo es. Publicar la historia clínica de una niña o mujer en situación de violencia o abuso sexual exponiéndola, tampoco. Menos lo es escudarse en la teoría de “hacer oír las dos campanas” y entrevistar tanto a la víctima de un delito como a su agresor. Nunca entrevisté violadores o feminicidas y nunca lo haré.

 

El periodismo feminista amplifica voces, toma posición en pos de los derechos de las niñeces, adolescencias, mujeres y colectivo LGBTIQ+, invita a la audiencia a pensar y a repensar prácticas naturalizadas y desnaturaliza la discriminación y el odio.

 

No es militante, es activista.

 

En el marco de esta fecha es prioritario escuchar las voces y experiencias de periodistas feministas que aportan en sus comunidades y construyen desde la sororidad.

 

Miradas que resignifican

Karina Elizabeth James, comunicadora feminista, radio sudaca https://www.radiosudaca.org/,  Trelew:

“Para mí ser periodista feminista implica responsabilidad sobre todas las cosas y además voy repensando la palabra y su resignificación. Tengo responsabilidad al momento de cubrir una noticia, por eso intento escuchar a otras compañeras y me informo sobre lo que pasa también en otros territorios. Busco tratar cada tema de violencia machista con responsabilidad.

Petrona Rosende es considerada la primera periodista argentina y la primera mujer que fundó un diario en Sudamérica.

En Trelew hay algunos medios hegemónicos que no tienen perspectiva de género y es bastante triste”. Karina es conductora y productora de la única radio comunitaria de Trelew y junto a su compañera hacen un programa transfeminista. Como contenidista elabora material para TV y pronto estrenará un documental (Molly, artesana de sueños) sobre el primer femicidio caratulado como tal de su provincia, aunque por ninguna tarea cobra un sueldo fijo y debe autogestionar cada proyecto.

 

Leticia Beltrán, es periodista feminista de Chaco TV e integrante de la red PAR https://redparblog.wordpress.com/:

“El periodismo feminista es la toma de una postura política desde el ejercicio de la profesión. Es hacerse cargo de la responsabilidad de comunicar sin excluir, violentar o discriminar. En cuanto al impacto que tiene el periodismo feminista en la comunidad, considero que en la práctica periodística es fundamental la honestidad con unx mismx y con la audiencia.

 

El periodismo feminista es también trabajar en red, porque las periodistas feministas nos consultamos, debatimos y nos formamos”. En Corrientes Leticia integra una red de periodistas y comunicadoras donde se cuentan las situaciones que atraviesan en el trabajo cotidiano.

 

Este año impulsaron una encuesta sobre la realidad laboral que enfrentan, de la cual surge que el 64% trabaja en más de un lugar, el 34,7% cobra entre 10 y 20 mil pesos y el 25,3% restante cobra entre 20 y 30 mil pesos sumando todos los trabajos.

“Estas situaciones de precarización, sumado al estigma que tenemos las mujeres y principalmente las periodistas feministas no hacen más que expulsarnos de los lugares donde podemos colaborar en la construcción de un mundo mejor”.

 

Milagros Herlin es periodista en Radio Colmena en el programa Nada Salvaje, FM Studio en Ex.de la Cruz. Prov. de Buenos Aires y en el portal http://puntocero.me:

“Para mí ser periodista feminista es un deber que llevo con mucho orgullo, considero que es necesario aportar la mirada feminista en todas las áreas para poder avanzar contra los prejuicios, desinformación y creencias arraigadas con el fin de tener un futuro más equitativo e inclusivo como sociedad. Creo que mi trabajo ha impactado de una forma positiva, por suerte no me he encontrado con trabas respecto a las temáticas sobre las cuales hablo”.

 

Laura Noe Pérez es periodista y activista, directora de Genérica, periodismo digital con perspectiva de género, Santa Fe:

“Ser periodista feminista es una cuestión de identidad, comunicar es una vocación y el feminismo es poder luchar por la igualdad de derechos y contra el machismo dentro y fuera de los medios de comunicación. En todos los ámbitos donde nos pensemos existe la desigualdad y el periodismo tiende a dar esa batalla. Hay que considerar que estamos ausentes en los espacios de las principales noticias, se nos pone en lugares secundarios o como víctimas, por eso el periodismo feminista nos pone de protagonistas donde históricamente fuimos postergadas.

 

También hacemos periodismo desde la interseccionalidad. Vale decir, entender la problemática de género en la contextualización. Donde más veo claro el impacto de lo que hacemos es en la justicia, donde nuestra incidencia empuja de alguna manera a que las causas también sean puestas en estos contextos de género”.

 

Laura recuerda que en las redes sociales “somos muy atacadas y no solo por los antiderechos sino por muchas personas que no se pudieron informar o interpelar y se montan en los otros ataques. “Ser periodista y feminista es una doble situación de riesgo, porque además somos activistas”, reflexiona.

 

Gabriela Ayala es comunicadora feminista, fundadora de La Calaca en Radio Provincia, Misiones. https://www.facebook.com/LaCalacaRadio/ :

 

“En estos 17 años hemos visto cómo impacta en la comunidad la comunicación feminista. Si bien al principio nos costó mucho la aceptación porque Misiones es muy conservadora, religiosa, y la audiencia estaba acostumbrada a otro tipo de información, de a poco vimos cambios.

Virginia Bolten nació el 26 de diciembre de 1870, en la Ciudad de San Luis, Argentina. Fue una feminista y sindicalista que luchó por los derechos de la mujer.

 

Las mujeres que nos escuchan, desde comunidades y picadas, se empoderan con la información. En muchos lugares no hay internet ni redes sociales, por eso la radio cumple un rol fundamental.

 

Nos parece importante que cada vez más mujeres accedan a sus derechos, por eso solo estamos en la radio, sino que le ponemos el cuerpo en otros espacios. Trabajamos mucho sobre el acceso a la Salud Sexual y Reproductiva y vemos serias obstaculizaciones en toda la provincia. Lideramos las tasas de embarazos en niñas menores de 15 años por  la falta de información y la influencia de las religiones”.

 

Yémina Castellino trabaja en sección de Catamarca del diario Página 12 y https://www.facebook.com/EulaliasCatamarca/:

“Formo parte del colectivo las Eulalias Comunicadoras Feministas Catamarqueñas y para mí ser periodista feminista es una responsabilidad, algo que no deja de interpelarme y de lo que sigo aprendiendo cada día. Mirar con perspectiva de género las noticias es humanizarlas, y con esto me refiero a sacarle ese morbo con el que son tratadas las noticias de violencias o femicidios.

 

Darle el sentido correcto, que es el de la igualdad de derechos. Como formadoras de sentido, creo que hemos avanzado mucho en la provincia. Interpelamos a editoriales y editorialistas (machos siempre). Pero se entiende que esto es un proceso que tardará mucho más de lo que deseamos. No obstante, hoy esas mismas personas desterraron palabras como ‘celos’ y otros justificativos que usaban frente a las noticias de violencias”.

 

Lola Sánchez es periodista feminista de Comodoro Rivadavia https://www.elextremosur.com/:

“El periodismo feminista es poder interpelar no solo el discurso que nos atraviesa sino las relaciones, el feminismo ha sido exitoso en incomodar a un periodismo que se creyó objetivo toda la vida y que escondía sesgos ideológicos que nos oprimían.

 

Hoy asumimos una posición que es colectiva para construir desde la horizontalidad y para poder encontrarnos en las voces de otras mujeres. Las compas me enseñaron a construir una agenda federal para contar lo que nos pasa a las mujeres de cada territorio entendiendo que cada territorio tiene sus características”.

 

Carina Ambrogi es coordinadora de La Marea Noticias, Río Cuarto. https://www.lamareanoticias.com.ar/:

 

“El periodismo feminista implica poder mezclar la militancia con el trabajo cotidiano, es una cuestión que trasciende la profesión y también la atraviesa por un mundo más igual. En el equipo somos mujeres, tenemos un compañero varón trans y nuestra premisa es darles voz a las mujeres en nuestras notas porque son la fuente de nuestras noticias. Notamos que hay un cambio en los temas que se aborda, ya sea en política, economía, judiciales y cambia mucho todo cuando cambian las fuentes. En comunidades más chicas las transformaciones se ven de inmediato cuando hacemos incidencia en relación a las decisiones que toman los municipios, por ejemplo”.

 

Estas y muchas más son parte de un gran sector de periodistas feministas que, en sus comunidades, se comprometen a diario para que vivamos una vida libre de todas las violencias.

Compartinos tu opinión