“Espero que Verónica Bailone haya alcanzado a arrepentirse de haber apoyado el infanticidio pre natal”

“Espero que Verónica Bailone haya alcanzado a arrepentirse de haber apoyado el infanticidio pre natal”

Después de que el Obispo de la provincia de San Luis le pidiera al Sacerdote José María Casamayor que se retracte por el mensaje que despertó un repudio generalizado tras la muerte de la Vice Intendenta de Villa Mercedes, el Sacerdote emitió una carta pública en la que refuerza su mensaje: «Espero que Verónica Bailone haya alcanzado a arrepentirse de haber apoyado el infanticidio pre natal”.

Por: Carina Ambrogi

El Sacerdote José María Casamayor emitió un mensaje público tras la muerte de la Vice Intendenta de la localidad Villa Mercedes, Verónica Bailone, en el que decía que «el Señor le abortó su vida, conforme a su deseo», en relación al apoyo que la funcionaria tenía frente a la ley de interrupción legal del embarazo. El repudio generalizado del mensaje motivó que el Obispo de la provincia, Monseñor Gabriel Barba, le pidiera que se retracte, ante lo cual Casamayor redactó  una carta pública dirigida a la familia Bailone, en donde refuerza su postura.

La carta difundida en la noche del viernes comienza “Me dirijo a ustedes con el fin de transmitir que lamento la muerte de Verónica Baiolone, y haber dicho que el Señor le abortó su vida, conforme a su deseo. Por el contrario, espero que Verónica Baiolone haya alcanzado a arrepentirse sinceramente de haber apoyado el infanticidio prenatal y que haya muerto en gracia de Dios”.

La afirmación, lejos de reparar el mensaje que difundió contrario a lo que predica la institución de la que es parte, como el valor y respeto por la vida, reafirma su postura.

“No me han sabido interpretar”, reclama, “por eso pido mis más sinceras disculpas si alguien se sintió herido” finaliza.

Bailone, de 37 años, falleció tras luchar durante meses contra una enfermedad respiratoria. Miles de vecinos la despidieron y en la localidad a donde se decretaron 10 días de duelo y bandera a media asta. Por su parte el Gobernador de San Luis,  Alberto Rodríguez Saá, firmó por decreto un duelo de 3 días para todo el territorio provincial.

Después del repudio masivo de los dichos del Sacerdote  el Obispo de San Luis emitió un comunicado en el que pide disculpas públicamente en nombre de la Iglesia e invitó al sacerdote a que pida también perdón “por el dolor y el escándalo que ha generado”.

El sacerdote hizo lo que le solicitaron, pero en vez de dar cuenta de un arrepentimiento demostró el desprecio por la vida de quien opina distinto a él y reforzó su postura violenta y discrimatoria.

 

Compartinos tu opinión