Información y formación con visión de género

Lastra culpable por impedir una ILE.

550 0

Por: Carina Ambrog

El médico Rodríguez Lastra fue declarado culpable por incumplimiento de funcionario público al impedir una Interrupción legal de embarazo a una joven de 19 años violada en Río Negro. Además de obligarla a maternar, la retuvo contra su voluntad en el hospital por 5 meses hasta que pudieron hacerle una cesárea para dar en adopción el producto de la violación. La joven que había perdido casi por completo el habla, pudo asistir al juicio, dos años después, y entre ataques de pánico y descompensaciones brindó testimonio oral.

En exclusiva para La Marea Noticias,  habla Marta Milesi, la Legisladora que llevó el caso a juicio.

¿Cómo y porqué tuvo su primer contacto con la joven?

Cuando llegué a conocerla ella estaba internada en contra de su voluntad en el hospital. Llego casi cerca del mes en que estaba internada, ella pide hablar conmigo por medio de una de las cuidadoras que tenía. Yo soy Legisladora pero además soy médica y fui directora del Hospital de Cippolleti, por lo tanto tengo una relación muy estrecha con todo el personal. Soy autora del 80% de las leyes que se sancionaron en esta provincia en relación a la ampliación de derechos hacia las mujeres, por eso me contactan. Me encontré con una situación que es difícil de describir por lo terrorífica, pensaba encontrarme con una joven de 19 años, pero entre a una pieza de hospital totalmente oscura y vi a una niña que aparentaba 14 años, en posición fetal y que se tapaba la cara con el pelo, no hablaba. Trate de crear un vínculo porque no la conocía, lo único que me dijo fue gracias y ayúdeme a sacarme esta cosa, y me entrego una carta. Si se podía comunicar escribiendo, pero no hablaba. En la carta me cuenta todo. Ella fue víctima de una violación por eso ingresa con un Consentimiento Informado para que le realicen la práctica de interrupción voluntaria de embarazo porque aquí está la ley de la cual yo soy autora. La violación sucedió en la ciudad de General Roca, allí está radicada, ella puede describir al violador pero no sabe quién es.

Todo lo que no hay que hacer es lo que se hizo con esta joven, la violo el violador y después el sistema.

Ella llega primeramente al Hospital Fernández Oro, de donde la derivan porque allí no podían realizar la practica, al hospital en donde esta Rodríguez Lastra. La recibe un día o dos después porque a la médica y la psicóloga del hospital de donde la derivaron les pidió que le enviaran un  certificado psiquiátrico. Es aberrante, porque esto no figura en la ley en ningún momento. La ley va en consonancia con el código penal, y lo único que se necesita es el consentimiento de la mujer de no querer continuar con el embarazo, al que ella en todo momento le dijo “la cosa”, “sáquenme este coso”, “ayúdenme a sacar este coso”. Este profesional hizo todo lo contrario a lo que debía hacer por ley, nunca le dijo lo que le estaba haciendo, a la familia tampoco y además le decía que era una maleducada cuando ella se tapaba el pelo con la cara. Ella estaba en una situación de shock emocional muy grande.

Como se enmarca esta situación de internación en contra de su voluntad?

La tuvieron internada en contra de su voluntad, intervino un Defensor pero ellos aducían que medicamente tenía que estar internada, cuando en realidad lo que tendrían que haber hecho es haberle hecho la interrupción legal del embarazo, cosa que quiero aclarar porque en Cippolleti se han hecho muchas interrupciones legales de embarazo en el marco de esta ley, nunca paso algo de esta naturaleza. Creo que este médico piensa en esta figura patriarcal y hegemónica en el que él decide y no informa, cuando nuestra tarea como médicos es brindar la información con pro y contra y que el paciente decida. Él no solo que decidió por ella, sino que hizo lo contrario de lo que debía hacer.

En ese sentido la defensa alega que él no sabía que la joven tenía un aborto en curso, pero al mismo tiempo admite que le suministró medicamento para detenerlo.

Él se contradice todo el tiempo, tanto el como su abogado. Fernández Oro queda a 15 kilómetros de Cippolleti, ¿usted cree que en un hospital de complejidad 4 pueden haber tantas chicas violadas y embarazadas con una población de 15 mil habitantes, como para que el médico no pueda identificar que se trataba de ella?

¿Porque pudo pasar que estuviera internada 5 meses en estas condiciones?

La denuncia la hago por mí pero también porque cuando hablo con la familia veo que es una familia vulnerable. La madre y la hermana han declarado lo mismo, que todo el tiempo decían que había sido violada y no quería continuar con el embarazo, y nunca las escucharon. El juez le pregunto a la madre si conocía al Lastra, lo tenía al lado, y dijo que nunca lo había visto, porque en realidad a ellas nunca nadie les habló. La trataban a la joven como si fuera una paciente de salud mental. La madre y la hermana podían ir a verla en horarios específicos pero el cuidado estaba a cargo del personal del hospital con un protocolo como si fuera una paciente de salud mental. La interrupción legal del embarazo está escrita desde 1921 en el código penal. En vez de esto y con un aborto en curso el médico le puso la medicación contraria, como bien le señalo el juez, en vez de ponérsela en el suero le pone un supositorio, es decir otra agresión más sin necesidad.

Ellos hacia informes de que corría peligro la vida de la joven de que se auto agrediera, y frente al informe médico quedaba internada. Se auto agredía porque no quería continuar con lo q le obligaron a continuar. Le realizan finalmente una cesárea, ella me mostró la cicatriz de una manera que yo pensé que la tenía infectada, pero no tiene el tamaño normal de una cicatriz pequeña, lo que le impresiono es que es la  cicatriz que va a tener de por vida, la que le recuerda todo lo vivido.

¿Cómo llega al juicio?

El día que tiene que hablar primero hace un pánico escénico, y esta una hora sin poder hablar. Con un trabajo magistral de la doctora Anabela Camporesi, la fiscal, puede hablar y contra lo que le paso. Después de eso ella se empoderó, asistió a las audiencias y cuando escuchaba que la gente del hospital decía lo mismo que ella había dicho, nos decía “entonces me quieren”, “no estoy loca”. Y ahí le decíamos vos nunca estuviste loca, siempre dijiste la verdad.

Se volvió a descompensar con el cierre terrorífico del abogado Damián Torres, que venía haciendo una defensa técnica y cierra el alegato queriendo condicionar al Juez: “mire Señor Juez, mi defendido tendría que ser absuelto por usted porque hay una criatura de dos años que cuando tenga 15 va a venir a agradecerle porque mi defendido lo salvo”. Ese niño al que se refiere es el producto de la violación de la joven que tenía en frente. Tan enfermo que cuando termina ella rompe en llanto y el intenta darle un beso y hablarle. Ella quería volver a hablar y no la dejaron porque el proceso no lo permite, pero sabemos que ahí quiso expresar todo el daño que le habían hecho.

 

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Desarrollo Web por EFEMOSSE SISTEMAS www.efemossesistemas.com.ar