Diversidad Mujeres al frente

“Poder nombrarnos todes es un antes y un después para la historia de los Encuentros”

Pamela Mackey es parte de la Comisión Organizadora del evento que reunirá en la ciudad de San Luis a más de 100.000 personas. En esta entrevista, la trabajadora social repasa la historia de los encuentros y explica las razones de la ruptura con el sector más conservador del feminismo para incluir y reconocer a las identidades diversas y las múltiples comunidades.

“Poder nombrarnos todes es un antes y un después para la historia de los Encuentros”

Pamela Mackey integra el Frente Popular Darío Santillán y la Red contra la Violencia del Valle del Conlara. Es parte de ATE y de la CTA Autónoma y conforma la Comisión Organizadora del 35° Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias.

Es una referente de la lucha contra las desigualdades en todas sus formas. En Villa de Merlo y en San Luis, se la conoce porque se moviliza por aquellas causas que involucran a los sectores más desfavorecidos de la sociedad. A Pamela Mackey se la ve siempre haciendo ruido, detrás de su tambor o de algún megáfono, cortando el tránsito, marchando en un 8M, un 3J, manifestándose contra las violencias, los despidos de trabajadoras y trabajadores o reclamando por el agua. Se la siente aunque no guste e incomode.

Pamela es licenciada en Trabajo Social y se desempeña en la Secretaría de Agricultura Familiar Campesina e Indígena de la Nación. Se define como una “militante social” hecha de “toda esa revuelta” de activismos que la llevan a levantar la bandera feminista, usar chaleco sindical y acompañar la búsqueda de soberanía alimentaria.

Se puede decir que tiempo no le sobra pero lo encuentra. Se lo hace para dar esta entrevista, así como lo dedica desde hace casi tres años a la organización del 35° Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales, Intersexuales y No Binaries, de cuya comisión es integrante.

 

San Luis será sede de dos encuentros: uno Plurinacional y otro Nacional, uno de Mujeres y Diversidades y otro solo de Mujeres ¿Cómo es esto de la división?

Los encuentros se hacen desde 1986 y nacen con identidad de Encuentros Nacionales de Mujeres. En su momento era algo hasta de vanguardia, pionero, porque un grupo de mujeres conoció otra experiencia en África, volvió y dijo “acá tenemos que juntarnos las mujeres, ver qué pasa”. Recién habíamos vuelto a la democracia y empezó ahí, en ese contexto, con mujeres discutiendo problemáticas propias.

Pasados los 35 años, se fue llenando. Las compañeras inmigrantes, originarias, afrodescendientes, travestis, trans, intersexuales, identidades que aún mucho no conocemos, empezaron a ser parte y a visibilizarse. Son como dos conceptos.

La cuestión de lo plurinacional tiene que ver con problematizar lo “nacional”. El Estado-Nación que conocemos se construyó en base al genocidio de los pueblos originarios. Para muchas es una falta de respeto seguir hablando de lo nacional, porque no las contempla o las pone en el lugar de que cuando se construyó la nación las dejaron afuera. La plurinacionalidad es reconocer a esas compañeras originarias, migrantes, afrodescendientes que son parte de este territorio.

 

También son las disidencias…

Por otro lado, fuimos aprendiendo sobre las diversas identidades, con los sectores de la sociedad más desfavorecidos, que más ven vulnerados sus derechos. Las personas travestis/trans no tienen acceso a trabajos formales, su calidad de vida se ve súper deteriorada, son discriminadas permanentemente, son víctimas de violencia, tienen un promedio de vida de 35 años, muches de elles se terminan prostituyendo sin querer ejercer porque no encuentran otro trabajo. El concepto de “mujer” deja afuera a todas esas compañeras y compañeres.

Se viene pidiendo el cambio de nombre para reconocerles, y de ahí es que, por primera vez, en San Luis, territorio Huarpe, Comechingón y Ranquel, nos vamos a nombrar todes. Esa es la concepción de la Comisión Organizadora del Encuentro que será el 8, 9 y 10 de octubre.

Sigue existiendo un sector, sobre todo el más condensado en un partido político, que sostiene la idea de que si el Encuentro empezó como Nacional de Mujeres, que sea así siempre. Bueno, ellas lo hacen en noviembre.

 

Pero, es más partidario que otra cosa…

Sí, sobre todo es un partido (Partido Comunista Revolucionario) quien está detrás de esa concepción. Hay una cosa que es re contundente para nosotras, que es que la masividad del encuentro de octubre va a hablar por sí misma. Habrá más de 100.000 compañeres en una ciudad en donde hay 200.000 habitantes.

 

Es mucho ese número para una ciudad de 200.000 habitantes. Se requiere de una gran operatividad ¿Cómo vienen organizando todo eso?

En cada lugar en donde se hace se arma una Comisión Organizadora, conformada por mujeres, lesbianas, travestis, trans, intersexuales, no binaries que voluntariamente queremos integrarla y participamos a título personal. Ésta se constituyó en 2019 (se ríe y se sorprende a la vez). Debemos ser la que tiene más años porque en el medio nos pasó el coronavirus. Llevamos casi 20 asambleas. En pandemia fueron virtuales, con más de 100 compañeres conectades.

La forma de organización es a través de subcomisiones. Está la Logística, que hace toda esta cuestión de las escuelas, donde se brindan los talleres y se da el hospedaje gratuito. También está la de Prensa, yo estoy en esa, que manejamos las redes, la difusión y resolvemos las inquietudes que llegan por ahí. La de Finanza, gestiona los recursos y tiene una súper tarea porque es la primera vez en la historia que no recibimos un solo peso de la Comisión Organizadora anterior. Eso siempre fue la tradición del Encuentro, que se sustenta en parte con lo que se deja de antes.

 

¿Por qué no reciben nada?

Porque son las mismas que están promoviendo el Encuentro Nacional y son las organizadoras del último (La Plata 2019). Entendemos que se han quedado con ese dinero, no sabemos qué pasó pero nunca recibimos.

 

Una súper tarea…

Sí. Tuvimos que hacer desde rifas solidarias hasta buscar financiamiento por todos los lugares posibles. Hay mucha gestión, porque un encuentro de tremenda magnitud requiere de una logística importante y nosotras no somos especialistas en organizar eventos, somos militantes algunas y otras se suman por primera vez.

 

¿Cuál es la ayuda del Gobierno de San Luis?

En concreto, por ejemplo, habilitó las escuelas. Aunque hay que gestionar algunas cuestiones que tienen que ver con por dónde se corta el tránsito, las cuestiones de seguridad, garantizar personal para que las escuelas estén abiertas, cerradas, limpias.

 

 

Durante los dos primeros días se desarrollarán más de 100 talleres de formación y debate, que “son el corazón del encuentro”, además de las actividades culturales y marchas. El lunes será el acto de cierre, la elección de la próxima sede y se leerán las conclusiones.

Los formularios cerraron con más de 80.000 pedidos de alojamiento sin cargo. “Con época de pandemia, en momentos de crisis económica, explotó la necesidad del hospedaje gratuito”, señala la encuentrera. Las escuelas no alcanzan para cubrir esta demanda, por lo que hubo que generar otras estrategias, como conseguir lugares de acampe.

 

¿Cuáles son las actividades más significativas que creés que va a tener el Encuentro?

Hay un montón de cosas en este Encuentro. No lo digo porque sea parte de la Comisión, sino por haber participado en otros.

La cuestión de poder nombrarnos todes es un antes y un después para la historia de los Encuentros, porque se materializó una lucha que viene siendo de hace mucho tiempo.

Por otro lado, los talleres. Por primera vez habrá específicos para la niñez y la adolescencia: elles mismes van a estar discutiendo de sus temas, no adultes hablando de elles. Las mujeres y disidencias que están en situación de prohibición de la libertad van a poder ser parte desde la virtualidad. Es la primera vez que va a ser como un híbrido entre lo presencial y lo virtual para que elles puedan ser parte. Se incorporó la mirada del ecofeminismo (lucha antiminera, fracking, Ley de Humedales, el agronegocio). Hay un montón más de talleres, porque es así, se va construyendo el Encuentro con todo lo que va sucediendo en cuanto a la militancia, a los movimientos del feminismo. Entonces todo eso va a estar como ahí condensado.

Vamos a tener un Encuentro por primera vez con un Ministerio Nacional de Mujeres, después de la aprobación de la Ley del Aborto. Hay como un contexto que también nos pone cuáles son nuestros nuevos objetivos, detrás de qué vamos.

 

¿Qué es para vos que se haga en “casa”?

Está muy bueno. Nosotras no fuimos parte de la decisión de ser sede porque en general siempre se promueve así y tuvo más que ver con una puja partidaria. Por eso terminamos siendo sede, fue loco eso. Pero en todos estos tres años, muchas considerábamos que todavía el movimiento feminista en San Luis no está lo suficientemente fuerte como para poder garantizar tamaña organización, entonces las que estamos nos sentimos con muchas responsabilidades y eso es un recontra desafío.

Así y todo, estuvimos en el Concejo Deliberante de San Luis, Diputadas y Diputados lo declararon de interés legislativo, que es un ejemplo más de cómo el Encuentro está ya impactando. Armamos una exposición con su historia y todas las conquistas que tenemos como movimiento feminista en Argentina, que son un montón y que no hubiesen sido igual sin el Encuentro.

Nina Brugo, que es una referenta, fundadora de la campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, decía “la campaña nació al Encuentro”. Nuestras conquistas como mujeres, como disidencias sin el Encuentro no hubiesen sido las mismas, eso está claro.

En San Luis, que es una provincia muy conservadora y que nunca había tenido la experiencia de ser sede, creo que es una re posibilidad para que las mujeres y las disidencias seamos parte, para conocer, para ver de qué va este movimiento, para romper prejuicios, porque hay mucho prejuicio construido que nosotras también lo vemos. Solamente se hace el recorte de que “rompen y se ponen en tetas en la Iglesia”, pero no se cuenta toda la organización previa de todas las compañeras que están viajando, que están vendiendo empanadas y haciendo rifa para poder venir, de las que están trabajando en función de los talleres que estamos proponiendo acá, toda la participación que hay.

 

¿Qué va a cambiar en San Luis después del Encuentro?

Son un montón de cosas que genera el Encuentro. Moviliza a nivel individual y colectivo, y hay una traducción para mí en lo que es la agenda pública en el territorio. San Luis después de esto va a quedar movilizada, va a conocer otras realidades también y eso va a ser un aporte para toda la sociedad, porque no es solamente los derechos para las mujeres, estamos hablando de la niñez, de las personas con discapacidad que también van a estar tenidas en cuenta, de la realidad de las mujeres lesbianas, travestis, trans, intersexuales. Es cómo pensar una sociedad más inclusiva, con más derechos para todes.

 

 

Mercedes Romero

Compartinos tu opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.