Actualidad Mujeres al frente

Pidieron 8 años de prisión para Agustín Camargo: “Lo siento como una reparación y una victoria”

Después de 3 años de presentada la denuncia, el Fiscal Julio Rivero pidió 8 años de prisión para Agustín Camargo por el delito de abuso sexual con acceso carnal cometido mediante el aprovechamiento de que la víctima “no tuvo la posibilidad de consentir libremente la acción”.
Por: Carina Ambrogi

 

“Lo siento como una reparación y una victoria, no sólo para mí sino que doy el pie para que otras mujeres se animen a denunciar, es un camino súper largo, pesado y doloroso pero lo tienen que  hacer”, Dijo Lucía Mañez, la joven que denunció a  Agustín Camargo por abuso sexual hace 3 años. En la mañana de hoy en los Tribunales de Río Cuarto cuando se presentaron los alegatos,  el Fiscal de Cámara Julio Rivero  pidió 8 años de prisión contra el imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal cometido mediante el aprovechamiento de que la víctima “no tuvo la posibilidad de consentir libremente la acción”.

 

Al ser consultado por La Marea Noticias sobre los fundamentos sobre los que sostiene el pedido de condena Rivero dijo: “Recuerdo que yo le pregunte a Lucía en el devenir del juicio si ella dijo que no o nunca tuvo la posibilidad de decir que no, ella me miro y me dijo: para mi es lo mismo”. El Fiscal señaló que Lucia les mostró con esta respuesta que la voluntad no sólo se expresa cuando se verbaliza el consentimiento, sino que también se expresa cuando no hay posibilidad de manifestarse de manera libre y conscientemente. Esta imposibilidad de Lucía de consentir el acto sexual al que fue sometida, quedó demostrada durante el proceso mediante pericias medicas y testimonios, tanto de la denunciante como de otras personas que estuvieron la noche del hecho, y dieron cuenta de que ella había quedado en un estado de inconsciencia  fruto de la ingesta de sustancias que no se pudo determinar quienes o como se suministraron.

 

A estas evidencias el Fiscal sumó la jurisprudencia actual a la que hizo referencia en distintos artículos plasmados por la CEDAW, en  la Convención de Belém do Pará,  y  la Ley para prevenir y erradicar la violencia de género contra las mujeres. Sobre CDEAW citó el fragmento en que se critica que muchos fallos sobre abuso sexual se basan en la falsa creencia de que existe consentimiento cuando no hay una defensa activa, mientras que el consentimiento implica no sólo la posibilidad física de defenderse, sino también comprender desde las posibilidades reales de la víctima de asumir esta defensa, hasta los factores psicológicos o violencias invisibles que puedan entrar en juego en el momento de consentir  o no un acto sexual. En este sentido Rivero aludió también a que hay una “cultura de la violación” que sostiene prácticas de abusos por las creencias patriarcales sostenidas en el tiempo.

Foto: Agustín Camargo en los Tribunales de Río Cuarto

 

“Lo tienen que gritar”

El largo y doloroso peregrinaje de Lucía y su familia comenzó en marzo de 2019, cuando ella tenía 19 años y fue abusada sexualmente a la salida de un boliche nocturno por Agustín Camargo. Su mamá Carla Vizcarra acompañó la búsqueda de justicia de manera activa desde el primer momento, no sólo con publicaciones que permitieron darle visibilidad al hecho sino también con notas a la prensa en donde contó todas las irregularidades, dilaciones, y violencias que fueron  atravesando durante el proceso.

 

Al finalizar los alegatos en la mañana de hoy dijo que el pedido del fiscal era lo que esperaba: “Al menos esperaba esta defensa hacia mi hija, fue duro escuchar algunas declaraciones del imputado, pero  esperamos que se lo condene y que quede registrado como el violador que es y que mi hija pueda salir adelante, ese es el propósito”.

 

La denunciante como consecuencia del delito que padeció tuvo que abandonar sus estudios, perdió su círculo de amistades y sufre desde entonces trastornos psicológicos que afectan  el desarrollo normal de su vida.

Foto: Lucía al momento de conocer el pedido del Fiscal

 

Por este estado emocional y por sugerencia de su familia Lucía esperó afuera de la sala de audiencias la noticia sobre el posicionamiento del fiscal. Después de conocerlo dijo a este medio que todas las mujeres que padecieron abuso  tienen que tomar esto como ejemplo para denunciar: “lo tienen que gritar, tienen que decir lo que les paso. Si nosotras no mentimos porque nos tenemos que quedar calladas”.

Compartinos tu opinión
Salir de la versión móvil