De ESI si se habla

Lanzan el Programa de Extensión Universitaria “Maite Maya” para personas travestis trans

Será este martes 17 de mayo, a las 18 hs, en la Universidad Provincial de Córdoba. Este programa es la antesala para el centro educativo de nivel medio para adultes travestis trans

No te llaman por el nombre que elegiste, se remiten a un documento que ya no te pertenece, que nunca te perteneció. Pediste varias veces que te rectificaran los datos en el legajo, en las listas de asistencia, en el cuaderno de comunicaciones, en los informes anuales, en la certificación de estudios finalizados, en los simples certificados de “alumno regular”, en el CUS, en el CIDI, en todo.

Las actividades escolares aún están pensadas de manera binaria, para varones y mujeres, arbitrariamente (educación física, deportes, actos escolares, talleres en general), siempre obligándote a encajar. El aula, los baños, el patio, los pasillos, el sum, todos los espacios comunes se convierten en zonas donde se disputan los sentidos, la identidad y la permanencia o no en la escuela.

Los tratos y destratos (de pares, de docentes, de todes), los silencios pedagógicos.

Aunque la Ley de Identidad de Género exista desde hace 10 años, y la de Educación Sexual Integral hace 15, la discriminación y estigmatización por ser trans travesti lgbtiq+ continúa en los espacios educativos. Las violencias quizá no sean visiblemente abiertas, físicas y/o verbales, sin embargo, siguen resultando peligrosas, sutiles y sostenidas en el tiempo, expulsivas, obstaculizando el acceso al efectivo derecho a la educación, en igualdad y trato digno.

Ante esta realidad, la tasa de deserción escolar del colectivo trans resulta alarmante, lo cual impacta de manera directa en las condiciones materiales de vida, ya que sin educación, el acceso al trabajo es casi improbable, aun habiéndose sancionado la Ley de Cupo laboral trans travesti.

“Queremos estudiar, queremos trabajar”.

Como una alternativa clara a esta coyuntura, la Universidad Provincial de Córdoba, junto a organizaciones de la diversidad, impulsó el Programa de Extensión Universitaria “Maite Maya”, para la Promoción de Derechos del colectivo Travesti Trans+, que será presentado este martes, 17 de mayo, a las 18 hs., en el Teatro Ciudad de las Artes, Av. Pablo Ricchieri 1955. Habrá acto y varieté con artistas LGBTIQ+ de las organizaciones.

La propuesta busca impulsar y fortalecer procesos de accesibilidad a derechos del colectivo Travesti Trans+, creando un espacio de diálogo e intercambio con las organizaciones territoriales, siendo canal y escenario de sus producciones, de sus discursos que propicien la puesta en valor y protagonismo del colectivo.

La presentación se da en el marco del Día Internacional contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género; y el Día Provincial por la Igualdad y la No Discriminación por Orientación Sexual, Identidad y Expresión de Género.

“La Maite” nace de la iniciativa diseñada por Michelle Sacks, Mónica Juárez y Nacha Merchán, estudiantes de la Licenciatura de Arte y Gestión Cultural de la Facultad de Arte y Diseño de la Universidad Provincial de Córdoba (UPC), como parte de su trabajo final de grado, en el que proponían un espacio educativo que habilitara la palabra, reconociera los recorridos individuales y colectivos, visibilizara y pusiera en valor las realidades de la comunidad LGBTIQNB+, en particular, de personas trans.

El proyecto contó con el apoyo inmediato de las organizaciones de la diversidad de Córdoba que, con la Secretaría de Extensión y Relaciones Institucionales de la UPC, trabajaron en conjunto para hacerlo realidad.

¿Por qué un Programa de Extensión Maite Amaya?

La Maite Amaya, nombre dado a este programa que sienta las bases para el centro educativo CENMA, soñaba con un mundo justo, que contuviera y abrazara a todes.

Ella representa la lucha de todo el colectivo en exigencia de sus derechos.

Expresa en su negritud a los sectores populares más postergados, el grito fuerte de justicia ante el maltrato recibido al colectivo por el solo hecho de ser trans travestis, el pleno acceso a la atención en salud, la educación y el trabajo para todes, el deseo urgente de romper con los estereotipos que tanto daño nos han hecho y que hacen a toda la sociedad, el amor en el pueblo y la confianza de encontrarnos organizades para seguir dando batalla y que en nuestro suelo no existan más espacios que nos violenten.

La sociedad patriarcal, racista, burguesa y oligarca supone una violencia desmesurada sobre los cuerpos y vidas trans travestis. Y la Maite tenía muy claro eso. No pedía permiso. Mucho menos perdón. Su modo de plantarse en la lucha llevaba consigo la presencia de lo legítimo. Su presencia en la calle irradiaba esa convicción de quien se anima a pensar en que otro mundo no sólo es efectivamente posible sino que nos lo merecemos.

Fue una luchadora que sabía que al cielo había que tomarlo por asalto y que para ello eran fundamentales las alianzas de clase, especialmente entre quienes llevan en el cuerpo marcas de la femineidad. Porque la clase y el patriarcado se trenzan para hostigar y saquear nuestras vidas. Pero esas alianzas debían militarse, construirse. La alianza de nuestros cuerpos de negras, indias, migrantes, mujeres, travestis, lesbianas entrecruzadas en los piquetes implica desandar el lenguaje y los modos de vida atomizados y escindidos que impone el neoliberalismo.

Producir las condiciones materiales y abrir un imaginario de vida posible para que este mundo sea un lugar para las personas trans y travestis sigue siendo una cuenta tan pendiente como urgente.

“Podemos hacer, podemos sostener el mandato o subvertirlo”.

Maite Amaya, ¡Presente! ¡Ahora y siempre!

Compartinos tu opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.