Córdoba: Este viernes será el fallo que condena por primera vez a un violador por el suicidio de su víctima

Córdoba: Este viernes será el fallo que condena por primera vez a un violador por el suicidio de su víctima

Sathya se suicidó a sus 19 años en enero del 2020. Tres años antes había denunciado a Walter Isaurralde, su padre biológico por abuso sexual reiterado. Su muerte agilizó la causa que hasta entonces estaba paralizada, y el Fiscal Marcelo Hidalgo pidió ampliar la carátula a abuso sexual seguido de muerte, en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores de 18 años de edad, doblemente agravada por e vinculo y por el medio intimidatorio, lo cual prevé la pena de Prisión Perpetua. Este viernes se leerá el veredicto del jurado popular, es la primera vez que se aplica una pena que contempla el suicidio de una víctima de abuso sexual en Córdoba.

 

Por: Carina Ambrogi

 

Sathya pudo contar públicamente hace 4 años que sufrió abuso sexual por parte de su padre, Walter Insaurralde, desde los 8 a los 14 años. En mayo de 2017 radicó la denuncia acompañada por el Polo de la Mujer de Córdoba, y en de enero del 2020, tres años después, se suicidó a sus 19 años por la inacción de la Justicia. Cuando Sathya murió, Isaurralde circulaba con absoluta impunidad.

 

La lectura del veredicto estaba prevista para el lunes 28, pero por decisión de la  Cámara Tercera del Crimen de la ciudad de Córdoba, será el viernes próximo. “Otra vez el poder judicial demora la justicia: ¡reafirmamos la convocatoria! …justicia por Sathya y Nancy”, difundieron desde la agrupación Ni una menos Córdoba, junto con la invitación a una movilización para el día de hoy.

 

La denuncia que realizó la propia Sathya quedó en la fiscalía de Delitos contra la Integridad Sexual, a cargo de Ingrid Vago. “Durante más de dos años, la fiscalía no avanzó en la investigación que debía realizar de oficio, ni tomó las pericias psicológicas ni a Sathya ni al denunciado”, reclamaron desde Ni Una Menos.

 

Nancy, la mamá de Sathya, sostuvo con su cuerpo la denuncia de su hija, y se constituyó como querellante en la causa tras su muerte. Gracias a esto y a que el reclamo de justicia se visibilizó con manifestaciones en las calles, avanzó la investigación, se modificó la carátula, se otorgó al acusado prisión preventiva y se fijó fecha de juicio.

 

Por pedido de la cámara Tercera del Crimen a cargo de Marcelo Hidalgo, Isaurralde llega a juicio por el delito de abuso sexual seguido de muerte, en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores de 18 años de edad, doblemente agravada por e vinculo y por el medio intimidatorio, lo cual prevé la pena de Prisión Perpetua. Es la primera vez que se aplica una pena que contempla el suicidio de una víctima de abuso sexual en Córdoba.

 

Al acusado lo defiende un pastor evangélico de barrio Villa El Libertador, quien pidió la absolución. Walter Isaurralde, a tono con su abogado, utilizó durante el  juicio un barbijo que reza “Cristo es Dios”.

 

El Fiscal Hidalgo dijo a la prensa que no comprende como el acusado sigue intentando responsabilizar a las víctimas, Sathya y su madre, de los abusos ultrajantes por los que se lo denuncia.

 

La abogada de la querella, Daniela Morales Leanza, leyó durante el juicio una parte de un diario íntimo de Sathya, quien en una hoja que tituló “Sueños y proyectos” añoró  “Terminar el colegio, aunque cueste, y formar mi familia”.

 

Desde la querella aseguran que la prueba recabada no presta a dudas sobre los motivos del suicidio de la adolescente.

Este viernes, cuando los jurados populares decidan el destino del acusado, y la justicia al fin se ocupe del caso, no estará Sathya para recibir la reparación del Estado, ni tampoco Nancy, que murió en la etapa final. Según cuentan quienes la conocen, porque su cuerpo enfermo no soportó tanto dolor.

Sin embargo, la reparación se espera no sólo por las víctimas de este caso, sino por todes quienes aún con causas en curso, siguen conviviendo con sus abusadores en absoluta impunidad. Desde Ni una Menos expresaron al respecto: “El caso de Sathya muestra a la sociedad cordobesa la manera de actuar de este sistema judicial ante las causas de abusos sexuales hacia las infancias. Conocemos cientos de casos que han revictimizado y siguen revictimizando niñes y adolescentes, atacando a las madres que les protegen y revinculándoles con sus abusadores. Un sistema judicial así genera tortura, no justicia. Por eso seguiremos luchando hasta que haya justicia para Sathya y todes les niñes y adolescentes que han sido víctima de abuso, hasta que las madres protectoras encuentren reparo en una justicia todavía inexistente.

Compartinos tu opinión