Seguimos haciendo historia: cuaterna arbitral de mujeres en la Copa Libertadores

Seguimos haciendo historia: cuaterna arbitral de mujeres en la Copa Libertadores

El partido entre Defensa y Justicia e Independiente del Valle, en Florencio Varela, fue arbitrado íntegramente por juezas, incluso en el VAR.

Por Romina Pezzelato

 

Un hecho histórico se vivió el pasado jueves en el partido entre Defensa y Justicia e Independiente del Valle por la última jornada del Grupo A de la Copa Libertadores: por primera vez en la historia de la competencia el cuarteto arbitral fue integrado completamente por mujeres. Además, el VAR también fue supervisado por juezas.

 

 

Las cuatro profesionales en la cancha fueron: la brasileña Edina Álvarez (principal) y su compatriota Neuza Back (asistente 1) y las chilenas Cindy Nahuelcoy (asistente 2), María Belén Carvajal (cuarta árbitra). Por su parte en el VAR la nacida en Brasil, Ana Paula Oliveira, fue la asesora de videos y la argentina Sabrina Lois la asesora de árbitras.

 

 

Este hecho sin dudas es motivo de celebración pensando en el avance gracias a la lucha feminista en todos los ámbitos de la sociedad, aunque, claro está, debiera dejar de ser una excepción.

Para la CONMEBOL  esta decisión es «lograda en base a una excelente preparación física y una capacitación técnica constante. Es una conquista obtenida en la cancha». Así lo expresó  Wilson Seneme, titular de la Comisión de Arbitraje de la Confederación Sudamericana

 

Lo que Wilson Seneme y la CONMEBOL han perdido de vista es que no se trata (nunca se trató) de capacidad, formación técnica o preparación física. ¿Acaso nunca antes existió mujer capaz de arbitar?. ¿Acaso niguna mujer supo esforzarse lo suficiente antes?. ¿Es toda la valoración que pueden hacer?

 

Que las mujeres y personas del colectivo LGTBIQ+ sigamos conquistando espacios en ámbitos machistas y patriarcales como el fútbol tiene un solo nombre: lucha. La sostenemos hace años en la calle, en las casas, en las camas…y claro, en las canchas de fútbol.

Y cambiamos la historia.

Pasa que para verlo, hay que levantar un poco la mirada.

Compartinos tu opinión