Celebrar la vida de Cocó es celebrar la Ley de Identidad de Género

Celebrar la vida de Cocó es celebrar la Ley de Identidad de Género

La Ley de Identidad de Género 26.743 cumplió ayer 9 años, sancionada el 9 de mayo de 2012. Una de las personitas más hermosas de mi mundo y que quiero tanto, Constanza “Cocó”, también sopló velitas, estrenando sus flamantes 14 años.

Por Santiago Merlo

 

Constanza Chiosso, Cocó, cumplió 14 años este 9 de mayo, una fecha por demás significativa, ya que también se celebra un nuevo aniversario de la Ley de Identidad de Género, 26.743 que se sancionó el 9 de mayo de 2012.
Desde ese día las personas trans de Argentina contamos con un marco jurídico considerado revolucionario en todo el mundo, que nos permitió ser sujetos sujetas de derechos, ser personas para el estado… poder llamarnos como lo sentimos, adecuar nuestro cuerpo a lo que siempre fuimos y que esté contemplado en el plan médico obligatorio, y poder expresar nuestras vivencias en libertad, sin límite de edad.

 

Cocó vive en Villa Nueva, cerquita de Villa María, y es una niña trans, ahora adolescente que nos transmite de forma clara, firme y amorosa quien es, qué sueña y cómo se imagina de grande.

Dicen que las coincidencias no existen, sin embargo, no se puede no pensar que debe haber alguna una reciprocidad o una magia en esta “casualidad”. Y me encanta saber que una celebración de vida, la de Cocó, traiga consigo la materialización de las conquistas devenidas de esta ley revolucionaria a nivel mundial. Porque sonríe, juega, baila, habita todo el espacio y ese torbellino te saca de tus cosas, de tu propia verdad porque la suya es más fuerte y potente.

 

 

 

Veníamos de intentos fallidos de encontrarnos con Vale, su mamá, en los pagos de Villa Nueva donde crece y es feliz con su familia… intentando, hasta que su lapidario “Más vale que vengas sino ya sabés” (te aseguro que no querrías ver molesta a Valeria), le dio el último envión a las ganas y salí a la ruta, con destino “Cumple de Cocó”.
Los kilómetros que se devoraba “El Tinto” (así se llama mi compañero de cuatro ruedas), y el tiempo que parecía pasar lento sobre el asfalto, me abrazaron hasta las entrañas, con la alegría del abrazo que se venía, después de una pandemia (y hasta no sé cuando).

 

Salí de Traslasierra, crucé las Altas Cumbres, costeé Córdoba capital y la ruta me siguió invitando al viaje, que siempre parece un vuelo en el que se van asentando los pensamientos, los proyectos y los estados de ánimo. Cuando manejo, medito, me voy para adentro, bien adentro. Así que este viaje no iba a ser distinto, en realidad sí, en realidad iba a ser todo diferente porque celebraba ni más ni menos que la Ley, nuestra Ley, y a quien te la recuerda a diario poniendo el mundo patas para arriba, llenándolo de su presencia, la maravillosa Cocó.

Aquí nuestro encuentro.

 

 

Entrevista a Valeria Herrera, mamá de Cocó y activista por las niñeces trans:

 

 

Y la charla con la cumpleañera, Constanza Chiosso:

 

 

 

Su familia la acompañó desde el primer momento, con todas las dudas y temores como sucede al principio de una transición. Todo el amor entró en una frase clave que su mamá le dijo: “te prometo que vas a poder ser la niña que siempre quisiste ser”… y lo logró.

Compartinos tu opinión