IVE Córdoba: En sus localidades se declararon todes objetores, conformaron una agrupación para defender la aplicación de la ley

IVE Córdoba: En sus localidades se declararon todes objetores, conformaron una agrupación para defender la aplicación de la ley

En las localidades cordobesas de General Cabrera, General Deheza y Las Perdices, los servicios públicos y privados de salud tienen la totalidad de sus profesionales con declaración de objeción de conciencia frente a la IVE. Un grupo de mujeres se agruparon bajo el nombre de Marea Fem, con el  objetivo defender el derecho.

Por: Carina Ambrogi.

En las localidades cordobesas de General Cabrera, General Deheza y Las Perdices, la totalidad de les profesionales de los  servicios públicos y privados de salud emitieron comunicaciones a donde se declaran objetores de conciencia respecto de la ley de Interrupción Voluntaria de Embarazo (IVE). En algunos casos las comunicaciones se referían a objeciones personales y en otros institucionales, pese a que esto constituye un ilícito frente a la ley recientemente sancionada.

Ante esta situación, mujeres de las tres localidades se agruparon bajo el nombre de Marea Fem, para generar acciones que permitan el acceso al derecho. “Somos bastante por suerte, nos fuimos juntando espontáneamente, solíamos viajar para participar de marchas y actividades a otras localidades, pero a raíz de esta situación decidimos reunirnos en nuestros pueblos”, dijo a La Marea Noticias una de las integrantes, que prefirió no identificarse por las estigmatizaciones que sufren después de las apariciones públicas.

Con este objetivo emitieron un comunicado en el que señalan que pese a la vigencia de la ley 27610, “en muchos pueblos de la Provincia de Córdoba existen barreras que contribuyen a que este derecho se vea, una vez más, imposibilitado en su ejercicio. Estas barreras, subjetivas y políticas, subyacen en localidades como General Deheza y General Cabrera, donde la totalidad de clínicas privadas y hospitales públicos se declararon objetores de conciencia”.

Llamaron la atención además de que la divulgación de esta información en los medios de comunicación locales puede generar una estigmatización hacia aquellas personas que necesitan un aborto. “¿Quiénes serían capaces de presentarse en un centro de salud que públicamente declaró no estar de acuerdo con dicha práctica, cuántas personas estarían dispuestas a ser juzgadas para lograr al menos la derivación a otro lugar?”, expresaron.

En estas localidades la situación no sólo es difícil para quienes requieren una IVE, lo es incluso para quienes necesitan anticoncepción de emergencia. “Adolescentes, niñes y adultes de estas localidades ni siquiera concurren a hospitales a pedir los anticonceptivos de emergencia, por miedo, por vergüenza, en definitiva, por todo lo que el sistema (patriarcal y hetero-normado) se encargó de inculcar durante años en todes. La famosa “pastilla del día después” no es vendida sin receta en la mayoría de las farmacias de estos pueblos, esto exige previo turno con ginecólogo/a que tampoco es fácil de obtener, mucho menos en el marco de lo que es: una emergencia”, puntualizaron.

La conformación de este grupo pretende en este contexto recopilar e intercambiar información vinculada a derechos y ofrecer acompañamiento a quienes lo necesiten. “La idea es difundir esta red, que se va construyendo día a día, y llegar a los rincones de cada pueblo/ciudad del interior, donde las mujeres y personas gestantes también exigimos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestra sexualidad”, destacaron.

La vía de contacto con las integrantes es mediante una cuenta de Instagram: @mareafem, a donde ya comenzaron a recibir consultas de congéneres de sus pueblos y la región, porque por más pequeña que sea la localidad, a lo largo y ancho del país a la ley la defiende quienes la conquistaron.

Compartinos tu opinión