“Siempre supe que me iba a matar pero yo tengo ganas de vivir”

“Siempre supe que me iba a matar pero yo tengo ganas de vivir”

El testimonio de una sobreviviente en la puerta de Tribunales de Río Cuarto, durante la primera jornada del juicio contra un hombre acusado de intentar asesinarla.

 

Por Magdalena Bagliardelli . Fotos: Dafne Acevedo Gimenez

 

Héctor Humberto Agüero, de 61, está en la cárcel de Río Cuarto desde octubre de 2019. En la mañana de hoy,  miércoles 24 de febrero siguió la audiencia desde una celda, por videollamada. Por momentos lloró, en otros rezó, y aunque desde la defensa le aconsejaron que no hable, dirigió unas palabas al tribunal que lo interrogó: reconoció que ingresó con armas a la vivienda, pero dijo que no tenía intenciones de matar.

 

El hombre que atacó a su mujer y a sus hijas con armas de fuego y un cuchillo, en el interior de la vivienda que compartían, está imputado por tentativa de homicidio calificado. Pesan sobre él otras acusaciones como amenazas, violación a domicilio, uso de armas de fuego procedentes de otros delitos y daño. La mujer está viva porque la salvaron sus hijas, es gracias a ellas que hoy estuvo presente en la sala de Tribunales de Río Cuarto, repasando aquél violento episodio. Agüero recibirá la sentencia este jueves, luego de escuchar los alegatos.

 

Sandra Benítez tiene 37 años. Llora porque no puede dejar de sentir miedo y preocupación por lo que podría haber sucedido la noche del 3 de octubre de 2019, si las balas hubiesen salido disparadas o si sus hijas no le quitaban a su agresor de encima.

 

“Duele todo esto. Es muy difícil”, dice la mujer que tiene dos hijas gemelas de 19 años, un nene de 14 y una nena de 12. Los dos más chicos son hijos de su agresor.

 

Las tres hijas y el hijo estuvieron presentes la noche en que Sandra volvió de trabajar, puso una sartén sobre la salamandra y vio a su marido apuntarle con dos armas. Todo lo que pasó después fue gritos y enfrentamientos entre los habitantes de la vivienda ubicada en el populoso Barrio Alberdi. Cuando la mujer logró salir de la casa, el hombre se atrincheró e intentó prender fuego la vivienda, no lo logró, la Policía lo detuvo sin que ofreciera resistencia.

 

“El daño psicológico es mucho, nunca pensé pasar por esto”, cuenta Sandra. Los primeros años de matrimonio no fueron tan malos pero después sí. Si las hijas no colaboraban con las tareas que él le pedía, se enojaba. En una ocasión, en septiembre de 2019, cuando Sandra había viajado a Paraguay a ver a su familia, Agüero maltrató a la hija que tienen en común y su hermana más grande lo denunció. Por esa denuncia le pusieron una restricción de acercamiento, pero 30 días más tarde apareció de sorpresa y escondido en la vivienda de Sandra con la intención de matarla.

 

“Siempre supe que me iba a matar, pero tengo ganas de vivir. Sabía que si me alejaba de él, me iba a matar”, recapitula. “Solo yo sé lo que viví y quiero que se haga justicia”. Todavía no puede dormir tranquila, sin pesadillas, a pesar de que ya pasó un año y cinco meses de aquel ataque. Cada vez que ingresa a su casa la revisa y deja las luces encendidas. Sus cuatro hijxs viven con ella. Para sostener la familia realiza trabajo sexual, aunque reconoce que le gustaría dejarlo por otra cosa.

 

“Yo no sé cómo saqué coraje pero hay que hacerlo. Mis hijos todos me apoyan. Si no fuera por las gemelas no estaría viva”.

 

La mujer declaró, al igual que sus dos hijas, pero nunca miró al televisor. No quería ni si quiera pantalla mediante, la cara de su agresor.

 

 

Expectativas por el desenlace

 

El Tribunal de la Cámara en lo Criminal de Segunda Nominación, compuesto por Emilio Andruet, Carlos González Castellanos y Pablo Bianchi, junto al jurado popular siguieron los testimonios hasta las 15 hs., cuando se dispuso un receso hasta el día siguiente.

 

El abogado querellante, Pablo Puccini, habló con La Marea Noticias y calificó la primera jornada de audiencia como “bastante positiva, desde el punto de vista de que pudimos dejar en evidencia toda la situación de violencia que pasó esta familia, durante 14 años, no solo con tratos y destratos que han tenido las hijas de Sandra, sino violencia contra los propios hijos de Agüero, y violencia de género”.

 

Además, dijo que “también quedó establecido y puede ser objeto de nueva investigación la promoción a la prostitución que Agüero ejerció sobre Sandra, después de haberse casado”.

 

Las expectativas de la querella son que pueda probarse la intención del hombre de matar a su mujer. “Para nosotros está más que probada, pero hay que esperar que la fiscalía vaya por el mismo sentido”.

 

Por último, Puccini habló de la emergencia en violencia de género y puntualizó que “ante los acontecimientos de violencia que estamos viviendo en estos poquitos días del 2021, tenemos que poner foco en una sobreviviente, como Sandra, que puede contar lo que pasó y no tenemos que lamentar su ausencia. Ésa es la sensación que nos deja la primera audiencia”.

Sandra junto a sus dos hijas gemelas se paran por pedido de la fotógrafa y miran a la cámara, la foto interpela. Cuál será la respuesta del Estado cuando la mujer que nos mira no es pancarta?.

Compartinos tu opinión