Susy Shock en Traslasierra: «Entre nosotrxs todo el tiempo que quieran»

Susy Shock en Traslasierra: «Entre nosotrxs todo el tiempo que quieran»

Este miércoles TRANSlasierra recibió nuevamente a la artivista trans, sudaca y colibrí (como ella se define) luego de dos años y medio, en un encuentro que significó el cierre de su gira por la provincia de Córdoba.

Por Romina Pezzelato

Imágenes Débora Cerutti

 

Alrededor de cuarenta personas se llegaron a La Urpila espacio cultural entrañable y fundamental de Villa de las Rosas. Ahí “las urpileras” nos esperaban con la casa hecha una ronda, y con la emoción compartida de tener a la Susy de visita.

Tarde de calor, procurando sombra y fresco nos fuimos acomodando entre miradas de alegría, hermandad, de fiesta compartida por la llegada de la tía trava al valle gracias a los tejidos de las queridas «Cuerpas» colectiva transfeminista de la zona.

 

A la noche sucedería el maravilloso concierto «Abrazar» brindado junto a Juan Iñaki plagado de maravillas entre música y poesía.

 

 

 

Susy inicia la charla apacible como es ella. Furia y amor. Generando la sensación de que ahí, con ella, así, todo está y va a estar bien. Escucharla trae una suerte de alivio. A los muchos miedos, angustias que este mundo nos inocula a diario. Y si bien ella no niega ni deja de nombrar cada una de las angustias que nos hacen coincidir, algo pasa que es de otro orden, no?. Quizás vinculado a la inmensa admiración que ella genera. A la alegría y el orgullo que sentimos quienes la amamos, de la trava que vive del arte, que es conocida y respetada, la trava referente a la que siempre queremos escuchar. Creo que estar en ronda frente a todas las conquistas que significa la Susy tiene mucho que ver con lo que sentimos esa tarde.

 

 

Nos pidió que no esperemos de ella un torrente de verdades, y nos dijo que lleva consigo dos o tres ideas que sostiene y batalla a fuerza de mucho tiempo y cuerpo.

Esto porque muchas veces de quienes admiramos lo esperamos todo. Y ella no deja de ubicar cada cosa en su lugar. Entonces, como la gran artista y educadora popular que es, la pregunta estuvo hilando todo el encuentro. Se preguntó y nos preguntó qué nos proponemos las disidencias para este año, qué tenemos para proponer.

 

 

“Hay que decir al mundo basta, pero no desde el lugar de basta al sistema sexo – género sino desde el lugar de que esto no va más. Vivimos en un mundo que ya no sueña nada”, dijo.

Y remarcó la necesidad de pensar las estrategias como tribu: “Yo siento que es urgente”.

 

El arte en pandemia

Una estrategia que emergió en CABA frente a la imposibilidad de realizar espectáculos en el marco de la pandemia, fueron las “postas sanitarias culturales” de las que Susy fue parte. Cantar detrás de una vidriera. Vidrio de por medio cantarle a la gente que afuera se emocionaba detrás del barbijo. En el local de MU armaron trinchera y Susy volvió a cantar. Con compañeras que “perfomaron” las medidas de cuidado necesarias.

 

El alcohol diluido y la canción diluyendo la angustia.

 

 

Y nos interpeló: “Ustedes no nos pidieron. No salieron a decir lo vital que es el arte en nuestras vidas. Entonces se instalaron eufemismos en la gestión de la pandemia: casa, familia… ¿qué es eso?”

 

Susy se detuvo en reflexiones en torno a este tema. En lo que nos pasó y nos pasa, en cómo nos pasa y cómo lo vivimos y reinventamos, o no: “Les disidentes faltamos. Le hemos entregado esta época a la política que ya fracasó y a la medicina… cuando para la OMS hasta hace un año nosotrxs estábamos enfermxs, ¿dónde están les otres pensadores?, ¿Por qué la democracia no pudo construir otrxs actores sociales y nos tiene que cuidar la policía?”

Silencio

 

Es que muchas preguntas nos dejan sin palabras. La Susy incomoda, claro que incomoda, cómo no!

“Tenemos que atolondrarlxs un poco”, dice. “La ley del aborto es prueba de eso, de estrategias poderosas”.

 

El fracaso de la heteronorma

La charla siguió recorriendo temas incómodos. Como el leguaje inclusivo, por ejemplo. “No me hables con la e si mes vas a llevar al colapso del planeta. No quiero que me incluyas en un mundo fracasado que va por todo mientras nosotrxs buscamos cómo sobrevivir”, reclama la artivista en una clara demanda a quienes asumen que el uso del lenguaje inclusivo implica definiciones y acciones de todo tipo. Pide, exige más, mucho más. Porque como repite a lo largo del encuentro: “es urgente”.

 

De la pandemia al uso de la e y a la necesidad de avanzar en la descolonización: “El sistema heteronormativo vino con la conquista. Ese sistema hay que discutir y desterrar en un proceso de descolonización del huinca patriarcado”, afirma Susy y nos invita a conocer a la artivista, travesti chilena “Hija de perra”, quien del otro lado de la cordillera ha preguntado: “¿Cómo nos llamábamos antes de llamarnos como ellos nos llamaron al llegar?”

 

“Teníamos lugares hermosos y sagrados nosotras”, dice Susy.

 

 

 

Y todo se conmueve, se desacomoda, o se acomoda, se desarma. Claro que sí. No es posible que la humanidad haya sido así de violenta y transodiante siempre.

Ella sigue: “ocupábamos lugares como el de relaciones públicas, RRPP! (ríe y festeja). Eso da cuenta del poder que podíamos tener. No somos novedad. Eso dicen lxs pakis, que nos dejaron todo destrozado”.

 

Paki se refiere el universo de la heteronorma, de la heterosexualidad, como marco. Es un modo peyorativo de mencionar todo lo estanco, vetusto y dañino que la heteronorma propone e impone. En un momento del intercambio ella aclara para el alivio de muchxs: “Que seas heterosexual no te hace paki, vos que estás acá haciendo todo lo que hacés no sos paki, aunque seas mujer y te gusten los hombres”.

 

Aunque hubiéramos pasado el día entero escuchándola no quiso seguir. Quería escuchar. Nos invitó a pensar en un sueño, a compartirlo y a contarle qué se teje por traslasierra. Como cada vez que un micrófono se abre sucede el tiempo necesario para que las personas vayan tomando impulso. Se presentaron entre otrxs, lxs integrantes de Casa diversa, Las cuerpas, el Consultorio Inclusivo Integral de Mina Clavero, el Santi Merlo que integra el consultorio, La Marea y la Casa de Varones Trans y Familias de Córdoba; la artivista Gemma Ríos, cuyos testimonios nos volvieron a sacudir de amor y de enseñanza .

 

Gemma Ríos docente y artivista trans

 

Santiago Merlo docente, comunicador y activista trans

 

Noah Córdoba activista trans integrante de la Casa Diversa

 

La palabra rodó como Susy quería. Nos escuchamos y nos celebramos con una esperanza de esa que hacía tiempo no se sentía en el cuerpo. Nos dimos tiempo.

“Yo tengo cero paciencia para el mundo paki pero entre nosotrxs, todo el tiempo que quieran, debemos tener todo el tiempo”, dice la Susy que nos mira y nos abraza.

 

Cómo no amarla.

 

Compartinos tu opinión