Violencia policial: “A mi hija le pegaron todos”

Violencia policial: “A mi hija le pegaron todos”

Esta mañana se presentó en la Unidad Judicial de primera nominación la mamá de una adolescente de 16 años radicó una denuncia contra personal policial de la regional N9 de la Policía de Córdoba, en la ciudad de Río Cuarto, por golpear salvajemente a su hija. Fue detenida el domingo a las 16 hs. en la Plaza de la Municipalidad junto a su prima de 14 años y dos amigos de la misma edad. Hasta el momento no se tomó ninguna medida.

 

Mónica relata como puede en un tono que va del llanto a la furia. Hace unas horas salió de la Unidad Judicial N 1 de los Tribunales de Río Cuarto, a donde fue a denunciar que en la tarde de ayer a su hija la golpearon salvajemente en la regional N 9. Allí funciona la Jefatura de Departamental de la Policía de Córdoba en la ciudad, a media cuadra del edificio de la Municipalidad.

 

Su hija tiene 16 años y por la inseguridad que siente en la ciudad Mónica no la deja salir con frecuencia. Cuando se lo permite, tiene que ser sólo a la plaza de la Municipalidad o a la Plaza Central, porque los consideraba los lugares más seguros. El domingo la dejó salir a pasear a la tarde, porque con la cuarentena y las clases online había estado mucho tiempo encerrada.

 

Su hija fue con su prima de 14 años, el novio de su prima y un amigo de ella, ambos de 14 años, a la Plaza que le permitieron. A las 16 hs. a plena luz del día y en un lugar monitoreado por cámaras de seguridad, la policía detiene a todo el grupo. Según le confesó su hija mucho más tarde, les pusieron esposas y les trasladaron a golpes y tirones de pelo hasta la seccional.

 

Una vez adentro, relata, comienzan a golpearlos. Se ensañan con ella más que con el resto, cree que es porque cuando escucha a su prima llorar le pregunta “qué te hicieron”. “Los tratan como delincuentes”, dice Mónica, desconociendo que a los delincuentes debe haber un motivo de fuerza mayor que justifique algún tipo de violencia física, y nunca verbal.

 

Los ingresan por el portón, en vez de hacerlo por la puerta de entrada. “Les ponen contra la pared, les revisan y empiezan a maltratar a mi hija, la ponen entre medio de un tubo de gas, le sacan la ropa, se la tiran al piso, se la pisotean, le rompen la libreta sanitaria, algunos policías la agarran de atrás y la tiene  mientras una de las policías le pegaba, la revisaban todos, mujeres y hombres”, relató Mónica. Entre las agresiones verbales, a esta adolescente de 16 años Mónica cuenta que le dijeron “me das asco negra abortera”. La violencia sigue en escalada, pero por recomendaciones de buenas prácticas periodísticas hasta acá llega el relato.

 

A las 19,30 hs Mónica se entera por un llamado de su cuñada de que “las nenas”, como las llama, estaban detenidas. Su marido entra a la comisaría y pide por su hija. Cuando la adolescente escucha la voz de su papá le grita que la saque que no da más. La policía le saca las esposas, la empuja, y ella sale corriendo.

 

Es a la única a quien le retienen el celular, la detención sucedió según les dijeron porque momentos antes habían robado un celular y había dos armas blancas en la plaza. Mónica tuvo que llevar los papeles que constatan la compra del celular para que se lo devuelvan. Todos los detenidos del grupo fueron liberados.

 

Todo lo ocurrido se denunció esta mañana en la fiscalía de primer turno a cargo de Pablo Javega, quien dijo a este medio que ya se encuentran investigando el caso. Hasta el momento no se tomó ninguna medida. Cuando denunció le preguntaron a Mónica si quería pedir cargos para que “le pinten los dedos” a las y los policías y ella respondió que sí. “yo lo cuento porque no quiero que esto le pase a nadie más”, dijo.

 

Gatillo fácil y violencia policial en Córdoba

 

La policía de la provincia de Córdoba ha protagonizado dos episodios de gatillo fácil en los últimos meses del año, ambos contra dos adolescentes: Joaquín Paredes de 15 años, y Blas Correas de 17. Como respuesta Institucional ante ambos casos se procedió de manera idéntica, suplantando a la máxima autoridad policial de la ciudad de Córdoba, cuando fue el caso del joven que residía en esa ciudad, por  Liliana Rita Zárate Belletti. Cuando ocurrió el caso de Joaquín, pasaron a Liliana Rita Zárate Belletti a la cúpula de provincia, evidenciando que es la única solución que parece pivotear de un lado a otro.

 

Ante los casos de gatillo fácil y la violencia policial que registra la provincia, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la Facultad de Ciencias Sociales de Córdoba emitieron un pedido al gobernador Juan Schiaretti. En el escrito piden entre otras, la profesionalización de la policía además del control civil y político sobre ella. Esto en virtud de que a partir de marzo 2020, se produjeron 7 casos de “gatillo fácil”, a lo que se suma que en 2017 murieron 35 personas en Córdoba “por acción u omisión de agentes de fuerzas de seguridad”; y en 2018, otras 10.

 

La respuesta emitida por el Ministro de Seguridad provincial, Alfonso Mosquera, omite los casos y no otorga soluciones a lo planteado. La misma, fue publicada por el medio ENREDACCION, y la compartimos a continuación:

Respuesta del Ministro de Seguridad provincial, Alfonso Mosquera, al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la Facultad de Ciencias Sociales de Córdoba (FCS)

 

En primer lugar, resulta preciso hacer énfasis en la vocación democrática y de irrestricto respeto de los derechos humanos que el gobierno de la provincia bajo la conducción y el mandato del Sr. Gobernador le ha impreso a todas las políticas públicas, que se han implementado en sus gestiones como postulados que fijan el marco ético de la actuación institucional.

La democratización de las políticas de seguridad en general y de las fuerzas de seguridad en particular es un proceso siempre complejo e inacabado, no exento de obstáculos para el gobierno civil de las fuerzas de seguridad y en las reformas de las fuerzas de seguridad.

Desde esa perspectiva, se promovió la reforma a la Ley 9235 que amplió los objetivos e integración del Sistema Provincial de Seguridad Pública y Ciudadana y creó el Plan Integral de Seguridad Pública y Ciudadana, con una concepción democrática y holística en orden a las estrategias de seguridad, con eje en la prevención, la interagencialidad y la participación ciudadana. Ello surge del establecimiento del Consejo Provincial de Seguridad Ciudadana, los Consejos Barriales de Prevención y Convivencia y su abordaje interinstitucional en manos del Equipo lnterministerial de Seguridad Ciudadana, el Observatorio de Estudios de Convivencia y seguridad ciudadana, sin perjuicio de otras herramientas y organismos que surgen de la citada norma y que han producido una verdadera innovación en las políticas en la materia y que han recibido reconocimiento de organismos internacionales.

En cuanto al control de las actuaciones de las fuerzas de seguridad, el Tribunal de Conducta, puesto en marcha en el 2003, implicó un hito importante en la externación de los sistemas disciplinarios a través de un organismo autárquico y con perfil republicano. Sin lugar a dudas su modalidad de funcionamiento y sus mecanismos de investigación son perfectibles.

La Fuerza Policial Antinarcotráfico por su parte, única en su tipo a nivel nacional, fue creada en el año 2014 y se encuentra a cargo del Ministerio Público Fiscal. La misma posee estándares de transparencia institucional para la actuación de sus efectivos y protocolos de última generación para la trazabilidad de los estupefacientes secuestrados.

En el 2015 se derogó el viejo y cuestionado Código de Faltas y se lo reemplazó por el Código de Convivencia Ciudadana con un nuevo paradigma basado en la gestión de la conflictividad.

En la misma línea se puso en marcha el Programa de Policía Barrial que instauró la proximidad como filosofía y estrategia de reforma progresiva de la institución policial. En este marco se llevó a cabo diferentes líneas de trabajo: la protocolización de actuaciones policiales, el desarrollo tecnológico para la gestión de información sobre conflictos y delitos, el diseño de estrategias de prevención basadas en evidencias. También se avanzó en la formación y capacitación policial en derechos humanos, género y diversidad sexual. Todo para propiciar el trabajo policial de cercanía en el seno de redes comunitarias donde la confianza ciudadana en la institución policial es el pilar fundamental de la prevención.

Se destacan dos cuestiones en cuanto a la profesionalización de la actuación policial: por un lado, en 2017 se creó la Comisión de Trabajo lnterinstitucional de Estandarización de Actuaciones Policiales integrada por la entonces Secretaría de Seguridad, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, la Policía y el Ministerio Público Fiscal. Su objetivo fue crear protocolos de actuación de la policía. Por otro lado, se reformó sustancialmente la formación policial para adecuarla al modelo institucional propuesto y a los lineamientos de la política de seguridad. El Ministerio de Educación de la provincia de Córdoba reformó los planes de las Tecnicaturas Superiores, en el 2018 el de la Escuela de Suboficiales y, a inicios del presente año, el de la Escuela de oficiales.

La pandemia ha complejizado los problemas securitarios y, sin perjuicio de todos los avances que hemos realizado en estos años en pos de una seguridad eficaz y democrática, es necesario seguir progresando en la construcción de nuevos instrumentos para dar respuesta a este escenario. Por demás, siempre existió desde el Ministerio de Seguridad una total colaboración con la Justicia para la mejor investigación y esclarecimiento de hechos delictivos que involucran al personal de las fuerzas de seguridad.

Para finalizar, queremos agradecer vuestra disposición a colaborar que, a tenor de la apertura institucional y ciudadana del Plan Integral de Seguridad Ciudadana y Prevención del Delito, se constituirá en un valioso aporte hacia las transformaciones en las que permanentemente seguimos avanzando.

ACLARACIÓN: el nombre que figura en esta nota fue modificado para preservar la identidad de la adolescente.

Compartinos tu opinión