Onda expansiva. Las explosiones de Río Tercero

Onda expansiva. Las explosiones de Río Tercero

Mañana es 3 de noviembre ⚫

Nunca «solo un día más» para lxs riotercerenses. Un día que queremos compartir con otrxs, de todos los rincones de Nuestramérica.

A 25 años de las explosiones en la Fábrica Militar de Río Tercero.
Levantando las banderas de Verdad y Justicia que tantas personas en estos años han sostenido.
Construyendo memoria en territorios que tenemos huellas grabadas a fuego del horror neoliberal

 

Va la invitación a la charla a realizarse para presentar el trabajo periodístico-literario titulado Onda expansiva : https://www.memoriaenterritorio.com.ar/ondaexpansiva/

El trabajo de investigación y redacción lo realizaron Débora Cerutti y Katrina Salguero Myers

El diseño y el montaje estuvo a cargo de Martín Villarroel Borgna.

 

La presentación en el día de mañana será con invitadxs: Natalia Garayalde, Silvia Blatto, Oscar Gigena y Sebastián Salguero.

-19hs.
-Facebook Live /RosaLuxConoSur

 

Aquí un fragmento de un trabajo para no perder de vista, y para no perder la memoria:

 

ONDA EXPANSIVA

 

El 3 de noviembre de 1995, explotó la Fábrica Militar de Río Tercero. Se bombardeó la ciudad con 25 mil proyectiles. O tal vez más. Cerca de las 9 de la mañana, se dio la primera detonación, seguida, a los poco minutos, por una segunda y una tercera, mucho más fuertes que la anterior. El hongo de humo, el pánico y las esquirlas se extendieron implacablemente por la localidad. La onda expansiva arrasó con las 30 manzanas circundantes a los polvorines. Siete personas murieron ese día. Más de 300 personas fueron heridas y 15 mil, evacuadas. Increíblemente, el 24 de noviembre de 1995, volvieron a explotar las bombas en Río Tercero. Según las explicaciones oficiales, por negligencia de Gendarmería, que estaba encargada de detonar los proyectiles todavía existentes en la ciudad. A 11 días de la primera explosión, la memoria —demasiado fresca— del horror duplicó el pánico en esa jornada. En 2014, el Tribunal Oral Federal N°2 determinó que las explosiones fueron intencionales y planificadas, desenvueltas para ocultar el faltante de armas vendidas ilegalmente a Croacia y Ecuador. La Justicia encontró culpables de “estrago doloso” a cuatro militares retirados: Jorge Antonio Cornejo Torino, Edberto González de la Vega, Carlos Franke y Marcelo Gatto. El ex presidente Carlos Menem y Martín Balza fueron desvinculados por falta de mérito. El camino judicial fue muy largo.

 

La causa intentó cerrarse varias veces, tuvo magistrados que negaban la posibilidad de que no fuera un accidente y casi no investigaron. Amenazas a testigues, pericias adulteradas, muertes dudosas rodearon el camino a la justicia. La potencia de la memoria, de algunos sectores movilizados y de querellantes particulares lograron que llegara a un final tardío, pero que explicaba lo sucedido. Aunque quisieron culpar a una chispa de un montacargas, a un cigarrillo mal apagado o al sabotaje de les trabajadores, la Justicia determinó que las explosiones fueron intencionales, que se planificó el día, la hora y la direccionalidad de la onda expansiva. Determinó que usaron un detonador programado y que su fin fue ocultar las armas vendidas a países a quienes decíamos garantizar la paz.

 

Compartinos tu opinión