DEL HACER AL DECIR

DEL HACER AL DECIR

Martha Rosenberg presentó su libro “Del Aborto y otras interrupciones”. Describe su experiencia como activista, compila luchas y sostiene un abordaje desde mujeres, política y psicoanálisis

Por: María José Corvalán para La Opinión

Martha Rosenberg es feminista, psicoanalista, médica. Integrante y co-fundadora de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y del Foro por los Derechos Reproductivos. Panelista, docente y conferencista invitada en eventos nacionales e internacionales, integrante del colectivo editor de las revistas El cielo por asalto y El Rodaballo, y autora de numerosos artículos y trabajos sobre política, feminismo, género, sexualidad y psicoanálisis. Aunque, quienes la conocemos, sabemos que esa descripción sigue sin abarcarla.

Martha es de las personas que cuando habla capta la atención de toda la sala y siempre interpela.

Problematiza, analiza y brinda una visión política e integral en relación al derecho al aborto voluntario en su interseccionalidad, con una fineza de pensamiento envidiable. Tiene una clara postura sobre todos los temas que nos atraviesan en los feminismos y aporta una mirada crítica que la caracteriza y define. 

El 2 de octubre con una gran concurrencia en medio de la virtualidad a la que nos acostumbró la pandemia, presentó su nuevo libro “Del aborto y otras interrupciones”, editado por Milena Cacerola. Contó con las intervenciones de activistas de gran trayectoria como la filósofa Diana Maffía, quien prologó su libro, Debora Tajer, doctora en Psicología Clínica en la Universidad de Buenos Aires y María Alicia Gutiérrez, socióloga y activista de la Campaña. 

-¿Por qué elegiste este nombre para tu libro?

“El libro es una compilación de las cosas que escribí a lo largo de muchos años, como uno de los textos incluidos que es el primero que trabajé sobre psicoanálisis y es del año 1982.

El libro ‘Del aborto y otras interrupciones’ toca el tema del aborto que fue una de las cuestiones sobre las que pensé, produje y activé durante muchos años, y es mi tema más conocido como producción de ideas pero, claramente, tiene contenidos de distintos ejes que abarcan mujeres, política y psicoanálisis. Son tres ejes que trato de mantener anudados o en realidad que decido abordar de esa forma como una postura personal, porque no puedo hablar desde una posición que no tenga que ver con estos tres campos de pensamiento.

«Considero esta publicación una especie de aporte para que lean las nuevas generaciones en clave de historia genealógica y también en la búsqueda de las lecturas críticas que pueda despertar…«

Martha Rosenberg

El título tiene que ver con eso, con aborto y otras intervenciones tanto operadas por mí como históricamente por movimientos, hechos y formas de pensar que interrumpen un curso de la continuidad de formas de actuar y de pensar”.

Martha Rosenberg.

-Diana Maffía dijo que este libro es un reflejo de la revolución feminista, anticapitalista y antipatriarcal y a su vez se preguntaba, ¿qué le pasó a Martha Rosenberg en lo personal al recopilar y volver a releer? 

“Es un proceso muy importante para mí, de deconstrucción y reconstrucción. Los trabajos del libro la mayoría fueron publicados en distintos medios, compilaciones de otros libros o revistas y hace mucho que quería publicar todo en un solo libro para que estén accesibles. Me sentí muy interpelada durante el 2018 por el movimiento feminista y la sorpresa que me generó la popularidad alcanzada en las calles.

Esto me interpeló en relación a pensar cómo se había construido ese movimiento y mi lugar dentro de él. A reflexionar sobre cómo muchas compañeras y compañeres en la lucha por el derecho al aborto plantean cuestiones que yo tenía reconocidas y planteadas mucho antes, en momentos en que esto no era una cuestión fácil de hablar y no existían los debates públicos y que ahora se plantean como novedades.

Me puse a revisar lo escrito y me encontré con cosas que estaban encaradas y dichas pero no estaban en la memoria colectiva, y por eso me pareció interesante reunirlos, como digo en mi libro, para que sepan no solo qué cara tengo, ni qué digo cuando repito las consignas por el derecho al aborto o las compartidas con el feminismo.

Quiero compartir mi discurso con las nuevas camadas que se han sumado al feminismo y al movimiento por el derecho al aborto voluntario en relación a las políticas de transformación de la sociedad. En definitiva considero esta publicación una especie de aporte para que lean las nuevas generaciones en clave de historia genealógica y también en la búsqueda de las lecturas críticas que pueda despertar”.

-Debora Tajer dijo que te considera una intelectual y una de las que más sabe sobre aborto en el campo del psicoanálisis y consideró brillante tu planteo sobre la paradoja que sostiene que el aborto puede significar un futuro para alguien y no solo un fín de una situación o experiencia ¿Cómo abordas ese concepto en tu libro?

“Esto que citás forma parte de un escrito que sostiene que el aborto es una decisión respecto de un embarazo que precede a una decisión: si continuarlo o interrumpirlo. Y el embarazo siempre es una experiencia de inicio ya que después del embarazo siempre hay un nacimiento.

Si no es el nacimiento de un bebé, porque se decide continuar con la gestación, es el nacimiento de una persona distinta, transformada y atravesada por la decisión de no continuar ese embarazo, lo que da lugar a nuevas posturas o perspectivas en cada persona, porque la decisión de abortar afirma un proyecto de vida para la gestante en el que no hay lugar para esa maternidad.

La gente a veces no espera que alguien que está a favor del derecho al aborto hable de maternidad por ejemplo, y hoy la maternidad está muy soslayada y depreciada, pero no creo que se pueda hablar de aborto si no se habla de maternidad.

Dra Martha Rosenberg. Activista feminista

Es decir que siempre hay algo en un embarazo que significa un comienzo, ya sea la aparición de un nuevo ser humano, o de una nueva perspectiva de la persona abortante, cualquiera sea la decisión, siempre hay un punto en que la continuidad del embarazo o su interrupción da lugar a algo nuevo y todo este proceso transforma la subjetividad de la persona, es un hito de su biografía”.

-María Alicia Gutierrez destaca tu enorme trabajo en la campaña, en el Foro por los Derechos Reproductivos y demás, en un momento dijo: “Martha incomoda cuando habla y el libro de Martha también incomoda porque rompe lógicas” ¿Qué te parece?

“Y sí, suele ocurrir que digo cosas que son incómodas pero esa es una actitud frente a mi necesidad de decir lo que pienso y actuar acorde con mis objetivos, en algún momento tomé la decisión de no plegarme a ciertos silencios que son nocivos para los movimientos y eso me acarrea algunas veces hostilidad.

La gente a veces no espera que alguien que está a favor del derecho al aborto hable de maternidad por ejemplo, y hoy la maternidad está muy soslayada y depreciada, pero no creo que se pueda hablar de aborto si no se habla de maternidad. Las consideraciones que se deben hacer son respecto a qué lugar se le da a la maternidad o qué acciones transformadoras se pueden imaginar sobre la relación con la maternidad, y estas son cosas que incomodan porque son lugares como míticos de los que no se puede hablar.

El libro de Martha Rosenberg: «Del aborto y otras interrupciones. Mujeres, psicoanálisis, política».

En algunos espacios hay cosas que pareciera que no se pueden decir, pero en lo personal hace mucho que no me identifico ni pertenezco a facciones partidarias o a espacios calificativos dentro de los feminismos.

Como dijo Diana, el feminismo antipatriarcal y anticapitalista han sido mis posturas o definiciones ideológicas, entonces cuando voy leyendo y tratando de detectar posturas que favorecen tanto las divisiones dicotómicas como posiciones totalizantes, trato de ponerlas de manifiesto. Y cuando las discusiones sobre distintos temas forman una grieta o fragmentaciones no comparto para nada, porque siempre pude sostener diálogos con personas de diferentes espacios, posturas y posiciones”.

-¿Aparece la Campaña en tu libro y tus consideraciones sobre este proceso?

“La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito realizó una operación política muy importante que fue unificar las luchas que ya se daban fragmentadas en distintos lugares y grupos en todo el país, federalizando la lucha por el derecho al aborto, y en 2003, en el 18° ENM (Encuentro Nacional de Mujeres) de Rosario, se decidió trazar varias estrategias para conseguir la legalización. A partir de esta acción de unificar las luchas en una campaña nacional, federal, participativa, democrática y pluralista empieza una nueva cuenta. En el libro hay dos artículos sobre esta historia y algunas otras referencias.

Para mí la Campaña es un ejemplo de movimiento social inédito, exitoso, que crece permanentemente y logra sostener cierta unidad en un espacio que está atravesado por enormes grietas o fragmentaciones.

Ahora, esperamos que muy pronto, empiece a discutirse nuestro proyecto de ley de IVE que tiene estado parlamentario desde 2019, junto al que se comprometió a presentar el presidente Fernández, habremos logrado una enorme productividad política de las luchas y de la Campaña como representante de esas luchas históricas por el derecho al aborto”.

La conocí a Martha gracias a Lily Manini, pionera en la lucha por el derecho al aborto legal en San Luis, con quien me pude formar y compartir algunas lecturas de su autoría, que eran disparadoras de intercambios de opiniones y debates. Desde 2018 pude compartir con ella asambleas, plenarias, talleres, eventos feministas y debates en el marco del tratamiento del proyecto de Ley de IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo), en la organización interna de Campaña y en la Cátedra sobre aborto legal de la facultad de sociales de la UBA. Siempre me pasa lo mismo con Martha, dice justo lo que quiero decir, pero con una vuelta de rosca que me deja recalculando. Me sorprende, me entusiasma, me genera líneas de pensamiento alternas y me provoca a repasar lo que pensaba sobre una situación, hecho o análisis. 

Es lo que desearía a cualquier persona, que la lea, la descubra y la recorra.

Compartinos tu opinión