Por unanimidad Villa Dolores adhirió a la Ley Micaela

Por unanimidad Villa Dolores adhirió a la Ley Micaela

Este miércoles se aprobó en el Concejo Deliberante de la localidad de Villa Dolores la adhesión a la Ley Micaela n° 27499, que establece en nuestro país la obligatoriedad de capacitación en los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) en violencia de género.

Por Romina Pezzelato

 

En una jornada atípica a las sesiones habituales, se contó con la presencia de referentes de diversos ámbitos que contaron con un margen de diez minutos para ejercer su palabra manifestándose en relación a dicha adhesión.

 

A lo largo de dos horas de exposición se pudo escuchar la palabra de autoridades como Noelia del Aguila, (Directora de Acción Social del municipio), Isabel Grajera (Secretaría de lucha contra la violencia y la trata de personas, dependiente del Ministerio provincial de la mujer) y Eugenia Sarquis (Polo de la mujer). Por otra parte, la sesión tuvo la particularidad de dar lugar a la palabra de representantes de organizaciones de la sociedad civil: integrantes de la Mesa de Derechos Humanos de Traslasierra, La Marea Noticias, Ñañakay (colectiva de mujeres), Isadora (colectiva feminista de la Izquierda Socialista) y referentes del Consejo pastoral del Valle de Traslasierra, y la agrupación Acción Celeste de Córdoba.

 

Andrea Mansanelli (integrante de Ñañakay e Isadora) afirmó a La Marea Noticias: “al tener peso de ley entendemos que desde ya debe darse la aplicabilidad, sin embargo, festejamos la posibilidad de abrir este debate en la región”

Andrea Mansanelli, representante de Ñañakay e Isadora

 

En el marco de esta aprobación se confirmó la creación del Consejo Consultivo de la Mujer, a ser integrado autoridades municipales y referentes de organizaciones de la sociedad civil vinculadas al tema. “La inquietud es que la creación de los diversos ámbitos venga acompañada de la asignación de recursos. Porque muchas veces pasa, que una vez creadas las dependencias, no cuentan con los fondos necesarios”, advirtió Mansanelli.

 

Representando a La Marea Noticias, esta cronista asumió la palabra para citar las cifras que hoy grafican la tragedia nacional que implica la violencia de género:

Entre el 20 de marzo y el 3 de septiembre fueron 115 femicidios vinculados (de vinculo familiar o personal con la victima) de mujeres y niñas, y 2 transfemicidios.

138 niñes quedaron sin madre

El 65% de hijos e hijas son menores de edad

1 de 8 de las mujeres tenía denuncias previas

El 66% fueron asesinadas en sus hogares

El 65% fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas

 

“Si miramos la conformación en clave de género de quienes ocupan puestos en este mismo recinto, podemos hacer una primera lectura que grafica la demanda de mayor equidad de género”, se apuntó desde La Marea.

 

“La Ley Micaela se sanciona en un país que sigue demostrando ser vanguardia en términos de políticas públicas que garanticen el acceso a derechos. Así lo demostró la semana pasada el decreto presidencial 721 / 2020 que garantiza el cupo laboral trans travesti en nuestro territorio nacional. ¿Cómo se traducirá este decreto en Villa Dolores?

¿Qué lugar ocupan las travestis de la región?, ¿cómo las miramos?, ¿cómo procuramos para ellas una Villa Dolores menos violenta, agresiva, y acusadora?”, nos preguntamos.

 

Por su parte Mary Luque, integrante de la Mesa de Derechos Humanos de Traslasierra, afirmó en su alocución que la capacitación en violencia de género es algo “urgente”. Hay casos a diario en la zona que así lo confirman.

 

“En estos días a una adolescente víctima de abuso por parte de su padrastro, un sacerdote le dijo: [algo vas a tener que hacer], y el jefe comunal de su localidad le advirtió que [retirara la denuncia porque en caso contrario se van a quedar sin comer], dado que el acusado es quien trabaja en la familia”.

 

A partir del recorrido de la Mesa de Derechos Humanos en el acompañamiento a víctimas, es que advierten que muchos de los procedimientos se han ido modificando, a la luz de los reclamos en los que se tomaron las calles por cada una de las desapariciones del Valle (Yamila Cuello, Gloria Gallardo, Marisol Rearte y su hijita Luz Oliva, y Delia Gerónimo Polijo).

 

“En la desaparición de Marisol y Luz la policía no recibió la denuncia hasta una semana después, en el caso de Delia las acciones se iniciaron mucho más rápido porque el colectivo feminista puso en evidencia la gravedad de estas falencias”, continuó Luque.

 

Y la lista continúa, llena de ejemplos de “mala praxis” en relación al tratamiento de las situaciones de violencia de género en la región. Como preguntar en el marco de un juicio por femicidio, a unx de lxs hijxs de la víctima: “y tu mamá que le hacía a tu papá para que él le pegara”.

 

Parece increíble tener que explicar que estas expresiones están cargadas de violencia.

 

Sin embargo, todo da cuenta de la vigencia de un sentido común, de un marco de referencia que sólo detenta más violencia.

 

Así lo demostró la presencia en el estrado del Consejo Pastoral del Valle de Traslasierra, quien en la palabra de Esteban Calo representó la opinión de todas las iglesias evangélicas de la región.

Ante nuestra pregunta respecto a sus inquietudes por participar de la sesión, el pastor bautista Esteban Calo, explicó que “queremos manifestar la oposición del pueblo evangélico a la adhesión a la Ley Micaela. Estamos a favor de poder levantar nuestra voz en este lugar. De defender nuestros derechos y no ser adoctrinados desde el estado. No creemos que en la sociedad haya diversidad de géneros sino diversidad sexual, que son dos: varón y mujer. No apoyamos la adhesión a esta ley así como está escrita”

 

Pastor bautista Esteban Calo

 

Ya al momento en que Calo asumiera la palabra, explicó a lxs presentes la definición bíblica de violencia, una cita que enuncia que la mujer es un vaso frágil que el varón debe cuidar, y hasta afirmó que la Ley Micaela atenta contra los derechos humanos.

 

Esta sociedad también somos. Se hizo presente el miércoles en el recinto en donde se legisla para mejorar la vida de todxs lxs habitantes, y dejó en evidencia (una vez más) la imperiosa necesidad de avanzar por el estado laico; para que ninguna discusión acerca de valores como la justicia o la equidad de géneros, sea dada en clave teológica.

 

Para Calo, el caso Micaela fue cooptado para que desde el “lobby feminista” se haga política.

 

Por último, Miguel Oscar López, representante de “Acción celeste Córdoba” manifestó no compartir el concepto de “violencia de género”, caratulandolo de “error”, ya que se trata de “violencia familiar”. En un relato plagado de afirmaciones anti derechos y de sinsentidos, dijo por ejemplo que “si a Micaela la hubieran abortado, no hubiera habido violencia de género después” (SIC).

 

Nuestra victoria, intacta, es el resultado de una votación totalmente ajena a la palabra de tres personas que niegan una realidad, que actualmente implica al menos entre ocho y diez denuncias de violencia cada dos horas en Villa Dolores, como sucedió en la misma mañana del miércoles.

 

Cuando la realidad cambia, todxs cambiamos. Villa Dolores dio una respuesta contundente en ese sentido, y frente a la violencia de género hubo un pronunciamiento que desdibujó los límites entre la mayoría y la minoría. Celebramos este gesto político hacia una Villa Dolores más humana.

Compartinos tu opinión