Socorristas en Red por los derechos de niñxs y adolescentes. Politizar los cuidados

Socorristas en Red por los derechos de niñxs y adolescentes. Politizar los cuidados

En el día de hoy se lanzó en la ciudad de Córdoba la campaña “Arte para aprender, arte para jugar, arte para gozar de mis derechos”, realizada por lxs activistas de “Hilando”, integrantes de la Red Nacional de Socorristas en Red 

Por Romina Pezzelato

La misma se enmarca en acciones nacionales de la campaña “En un mundo justo las niñas no son madres”, que apunta desde el año pasado a sensibilizar a la sociedad toda sobre las implicancias del embarazo en niñas y adolescentes.

Actualmente las Red Nacional de Socorristas se integra por 54 grupas en diversas localidades del país que reúnen a más de 450 activistas.

El hacer socorrista, implica el acompañamiento amoroso y «acuerpado» a las personas con capacidad de gestar que deciden interrumpir un embarazo mediante el uso de medicación.

 

Entre los años 2014 y 2019 las socorristas contabilizaron 31936 acompañamientos (ver: https://socorristasenred.org/sistematizacion-2019/), que incluyen el seguimiento del proceso tanto a quienes lo hacen dentro del sistema de salud, como a quienes deciden hacerlo en sus casas (o “en cualquier lugar” como dice la canción en relación al aborto libre y feminista).

 

El escenario de pandemia implicó múltiples modificaciones en la práctica de acompañar, cuyo activismo no se detuvo, sino que se reorganizó.

Hasta mediados del mes de julio de este 2020 acompañaron la interrupción de 9267 abortos, lo que indica un activismo capaz de transformarse para “acuerpar” como las circunstancias impongan. De ese total, 1228 fueron acompañamientos a niñas y adolescentes de entre 14 y 19 años. En mayor proporción se trata de niñas y adolescentes del NOA y provincia de Buenos aires. El 35,5% de las mismas no cursa estudios al momento del acompañamiento, y el 67% reconoce haber sido víctima de algún tipo de violencia machista.

Las sistematizaciones anuales (que siguen pulsando los debates en torno a la legalidad del aborto en nuestro país) arrojan datos que permiten diversas dimensiones de análisis y es entonces que a partir de año pasado iniciaron una campaña comunicacional de alcance nacional, apuntado a visibilizar las implicancias de obligar a gestar y a parir a una niña.

 

Los datos

 

Según datos de Amnistía Internacional, por año en el mundo quedan embarazadas 16 millones de niñas de entre 15 y 19 años, y 2 millones menores de 15.

Nacen 14 millones de hijxs de madres adolescentes por año. De ese total, casi 2 millones de nacimientos suceden en América Latina y el Caribe, que es la región que expone los mayores porcentajes.

 

En nuestro país, cada tres horas una niña de entre 10 y 14 años es obligada a gestar y a parir.

Según Unicef en Argentina del total de embarazos de niñas de entre 10 y 14 años, el 80% son producto de violencia sexual intrafamiliar.

 

Recordamos que todo embarazo en niñas de hasta 14 años, se considera abuso, con lo cual la interrupción de ese embarazo es legal en Argentina, haya consentimiento o no. Eso está en el código penal desde el año 1921. Y en el año 2012 se hicieron planteos desde la Corte Suprema de la Nación para que estas niñas no sean judicializadas ni expuestas en los medios.

 

En la declaración por la campaña, emitida desde la Red de Socorristas se lee: “Relanzamos la Campaña En un mundo justo las niñas no son madres, para seguir interpelando, aguijoneando, arriesgando otras promesas de destino. Esta campaña es un acto de politización de los cuidados porque cuidar lejos está de ser mera responsabilidad individual, es un derecho de todas, todes y todos. En un mundo justo las niñas no son madres es también una apuesta de profunda responsabilidad social desde la certeza de estar a(r)mando mundo feminista”.

 

 

En el día de hoy, Lidia Zurbriggen, integrante de las Hilando de Córdoba, afirmó en diálogo con la colega Graciela Navarro, en “Mañana de radio” (FM Las Chacras Sur): “Estas cifras nos parecen tremendas, debemos preservar el derecho de las niñas a ser niñas, jugar, recrearse, y desarrollar su vida de manera plena e integral”

 

La campaña gráfica implica una serie de gigantografías en las inmediaciones del Congreso de la Nación y en otras ciudades como Córdoba capital.

 

En Córdoba se desprende hoy otra campaña desde la colectiva socorrista Hilando que es: “Arte para aprender, arte para jugar, arte para gozar de mis derechos”, con la intención de visibilizar los derechos de niños, niñas niñes y adolescentes, porque como feministas deseamos un mundo o muchos mundos donde las infancias puedan ser pensadas en su pluralidad, en sus diferencias y singularidades. Queremos interpelar a la sociedad, al mundo adultos y el sentido hegemónico que hay en relación a las infancias, a sus representaciones sociales. Pedimos infancias cuidadas, abrigadas, y los cuidados tienen que ser politizados”, afirma Lidia a La Marea Noticias.

 

Por eso las frases en los carteles, para interpelar a las familias, a las instituciones y a quienes diseñan las políticas públicas: “no son caprichos, son cosas que nos pasan”; “son mis deseos, disfrutes y malestares”; “No son berrinches, nos es una rabieta”; “Yo experimento, crezco, pregunto”… todo esto enmarcado en el derecho a recibir Educación Sexual integral en las escuelas. Tanto en la educación formal como en los espacios comunitarios donde se realizan tareas recreativas y culturales, agrega.

 

La campaña también tiene resonancia en otras zonas de nuestra provincia en las que hay colectivas socorristas replicándola.

Como dice la declaración de esta campaña a la que adherimos en cada palabra:

 

“En un mundo justo, se cuida a las niñas de la tortura del abuso y las violaciones. Por eso mismo, en un mundo justo, las niñas no son madres.

En un mundo justo, los estados y sus gobiernos protegen y expanden buen vivir para las infancias. Promueven y garantizan que sus vidas estén libres de violencias. Las salvan de los malos tratos; del hambre, de la falta de vivienda, de la falta de agua, de la falta de necesidades básicas, de la falta de acceso a la educación y a la salud, del irrespeto a su identidad.

En un mundo justo los estados y sus gobiernos garantizan todos los derechos de la niñez, los escritos y los que están escribiendo con desenfado y provocación las niñeces en su cotidianeidad. ¡Las niñeces merecen vivir ese mundo justo!”

 

Para compartir la campaña podés sumarte al twitazo del viernes 14 de agosto, 11 hs. En un mundo justo las niñas no son madres. Las queremos: #VivasYJugando.

 

#QueSeaLey2020 / #EstamosCerca

Compartinos tu opinión