Información y formación con visión de género

Las Varillas. El femicidio de Verónica Tottis y un pueblo que empieza a decir

682 0

por Romina Pezzelato

Las Varillas es una localidad del sur de Córdoba. De casi 25 mil habitantes.

Es de esas ciudades en las que “todo el mundo se conoce”. Muchas veces se sabe lo que pasa puertas adentro de cada casa, pero el “no te metás”, o el respeto hacia “la vida privada de las personas”, fortalece el aislamiento de quienes conviven con su agresor.

Tal es el caso de Verónica Tottis, víctima de femicidio, encontrada en una camioneta el jueves pasado, a unos metros de la Ruta provincial 13.

Su asesinato tiene conmocionado a un pueblo que sabía de su crisis de pareja junto a julio Saluzzo. Lo que el pueblo también sabía es de la violencia que Verónica sufría a pesar de no haber denuncias al respecto.

El caso tiene aristas que montan un escenario complejo. El poder: Julio Saluzzo, detenido e imputado por el “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por violencia de género”, es primo directo de Manuel Calvo, vicegobernador de la provincia de Córdoba. Por otra parte, el ámbito del femicida es el de la “doma y el folklore”. Se trata de uno de los apadrinadores del acaso más conservador de los festivales de nuestra provincia.

Nicolás Trottis, hermano de Verónica, presidió hasta hace poco la comisión organizadora del masivo festival. Presidencia que ya “no ejerce” dada la denuncia que lo implica por abuso sexual a una promotora en el marco del festival. De modo que su palabra no ha sido la que hemos procurado para acercarnos al caso.

Lo personal es político

En Las Varillas, hay quienes vienen planteando que ya no puede concebirse a la violencia de género como un tema vinculado a la “privacidad” de las personas.

Se trata de la ONG “Casa de la Esperanza”, y del colectivo feminista “Les Chapanay”.

En diálogo con La Marea Noticias, Natanael, integrante de “Les Chapanay” precisa: “En el pueblo se sabía de la violencia de género ejercida sobre Vero. Acá sentimos que su femicidio es la gota que rebalsó el vaso. Está todo el mundo conmocionado. Como organización hemos intentado acercarnos a la familia, pero no quieren que nadie se acerque ni que se hagan movilizaciones nombrándola. Hay un hermetismo total”.

La localidad no cuenta con un área estatal vinculada a la violencia de género. Existe el “Área de violencia intrafamiliar municipal” (nombre que invisibiliza la violencia de género) cuya referente Cecilia García, afirmó la semana pasada que desde el inicio de la “cuarentena” no se ha visto incrementada la violencia al interior de las familias, y que “no hay violencia de género en la localidad”.

Frente a estos dichos, activistas de “Les Chapanay” brindaron una nota al canal local, expresando que la realidad indica lo contrario. Tanto elles como quienes integran la “Casa de la esperanza” manifiestan recibir a diario mensajes y llamadas vinculadas a situaciones de violencia de género. La demanda es la creación de un área específica y la asignación de presupuesto para el abordaje y acompañamiento de cada caso. Como en casi todos los rincones del interior de la provincia y el país.

Un gobierno conservador y un pueblo conservador que asume que la violencia de género existe, cuando se enfrenta a la atrocidad del femicidio de Verónica Tottis.

Ojalá el entramado de poder que cerca este caso no haga lugar al silencio.

Desde las organizaciones mencionadas, se convoca en el día de mañana a una sentada frente a la municipalidad local de 15 a 16 horas, para exigir justicia y políticas concretas en relación a la violencia de género.

Parece que en Las Varillas es hora de llamar a las cosas por su nombre. De decir. De exigir. De gritar, que vivas nos queremos!!

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Desarrollo Web por EFEMOSSE SISTEMAS www.efemossesistemas.com.ar