Información y formación con visión de género

Río Cuarto: Alumnas de secundario reclaman la expulsión de un docente por violencia de género

232 0

Por: Carina Ambrogi

Alumnas de 4, 5 y y 6 año del colegio secundario Mariquita Sánchez de Thomson, de la ciudad de Río Cuarto, reclamaron a las autoridades del colegio la expulsión de un docente de educación física, el que según manifestaron a este medio, desde hace años las agrede verbalmente.

Según denunciaron el conflicto comenzó hace tiempo, y radica en que el profesor tiene un trato discriminador, misógino y sexista para con ellas, motivo por lo cual algunas alumnas decidieron dejar de asistir a la clase y rendir la materia libre a final de año. “Estamos exigiendo que deje de dar clases, no está capacitado. Hace comentarios sexistas y además dice cosas que nos afecta. Él está trabajando con adolescentes», reclamaron las alumnas.

En diálogo con este medio, la directora del establecimiento dijo que cada vez que recibieron un reclamo lo atendieron según cuenta en actas. Respecto de este profesor señalaron que un grupo de madres de cuarto año pidió una reunión en la que expresaron que el docente tenía un “exceso de confianza”, con las alumnas, reunión de la que también participó el docente pero no las alumnas. En esa oportunidad también reclamaron por la expulsión del portero del anfiteatro en donde realizan las actividades de educación física, ya que este en conjunto con el profesor de gimnasia les sacaban fotos cuando realizaban las actividades. El portero fue desafectado de sus funciones, por una decisión de la Municipalidad de la ciudad, que es la encargada del contrato con este trabajador. En el caso del profesor comenzó a actuar el interventor del Ministerio de Educación, quien hasta el momento no tomó ninguna medida, según lo indicado por la directora. El docente sigue en sus funciones, no está asistiendo por un pedido de carpeta médica presentado por él, pero no por algún requerimiento de las autoridades. La directora dijo que en otra oportunidad había recibido otra queja sobre el comportamiento de este docente, pero al ofrecerles a las alumnas afectadas que cambiaran al profesor ellas le dijeron que querían continuar teniendo clases con él, sólo pedían que no las tratara de esa manera. “Nunca se habló de violencia ni de acoso, los papas en la reunión no manifestaron eso, solo un exceso de confianza en el trato con el profesor”, expresó la directora.

Las versiones de las alumnas son muy distintas, y en esa diferencia radica el hecho de que sigan reclamando en los medios por la solución que esperan para este conflicto. Esta semana, por la falta de acción por parte de las autoridades realizaron una sentada a la que asistieron con carteles que decían: «Tu mente es más corta que mi pantalón», «no es el largo de mi short, es lo corto de tus ideas», o «eduquemos a no violar, no a como protegerse de una violación».

Según la normativa vigente en la provincia de Córdoba, cuando algune funcionarie escolar detecta un caso de violencia de género debe actuar según lo establece la resolución N° 225, sancionada en marzo del corriente, en virtud del incremento de denuncias originadas en hechos relacionados a conductas desplegadas por el personal docente, administrativo o de servicios que se desempeñan en el ámbito de establecimientos del sistema educativo provincial que atentan contra la Ley N° 26.061 (Protección integral de los derechos de niños, niñas y adolescentes), y la Ley N° 26.485 (Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos que desarrollan sus relaciones interpersonales). La resolución establece que las personas señaladas como posibles infractoras de estas leyes deben ser apartadas de manera preventiva y de inmediato de sus funciones, hasta tanto la inspección pueda evaluar correctamente cada caso.

Esi si

Los carteles y las expresiones de las alumnas dejan en claro que conocen sus derechos y ya no están dispuestas a dejar pasar ningún tipo de trato discriminatorio por cuestiones de género. En los últimos años estos contenidos son parte de la currícula obligatoria que deben trabajar los colegios en el marco de la Ley de Educación Sexual Integral.

“Me parece que esto es producto del trabajo que se hace en la escuela, este año en la primera etapa del año trabajamos la ESI, y cuando se manifestaron le dije a los chicos que si esto es una puerta para solucionar problemas viejos o nuevos acá estamos para trabajar”, señaló la directora, quien remarcó que trabajan estos contenidos con proyectos que implementaron incluso antes de que el contenido fuera de carácter obligatorio.

El caso deja en evidencia que aquellas prácticas patriarcales de discriminación machistas como el chiste fácil, la cosificación del cuerpo femenino, o la reproducción de estereotipos dañinos para la integridad de la mujer ya no se dejan pasar por las jóvenes atentas a que otros derechos les son propios. Falta que este nuevo paradigma encuentre eco en las modalidades de denuncia y escucha, para que no sea necesario que los casos trasciendan la escuela para ser abordados.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Desarrollo Web por EFEMOSSE SISTEMAS www.efemossesistemas.com.ar