Información y formación con visión de género

Por el aborto clandestino, “la Argentina vive una tragedia sanitaria”

63 0

El prestigioso médico cordobés Carlos Presman se sumó a la campaña Salvemos Miles de Vidas. Asegura que la principal causa de muerte materna en el país es por la clandestinidad del aborto y que los países que legalizaron la interrupción voluntaria del embarazo redujeron las muertes a cero.

Carlos Presman es médico y docente en Córdoba Capital, lugar donde vive desde siempre y trabaja hace más de 35 años. Se desempeña dentro del sistema de salud pública y sus escritos sobre medicina son usados de consulta en prestigiosas universidades nacionales y del exterior. Su testimonio en Salvemos Miles de Vidas alerta sobre una problemática sufre junto a otros profesionales del país.

 “En la terapia intensiva del Hospital de Clínicas me tocó atender a una chica de 23 años que ya tenía seis hijos. Ingresó a la terapia intensiva con un shock séptico. No tenía presión arterial, tenía fiebre muy alta y fallas renales. La pusimos en respirador y antibióticos, pero falleció. Le habían hecho un aborto con una aguja de tejer que le perforó el útero”.

 Por la cantidad de casos como este, Presman asegura que en el país se vive una tragedia sanitaria por las consecuencias que los abortos clandestinos dejan en las niñas, mujeres y familias. “Uno desearía que no se hagan abortos, pero lo abortos suceden. En la Argentina, según cifras del Ministerio de Salud, se mueren por abortos clandestinos 100 mujeres en edad fértil por año, en Córdoba se practican 400 abortos inseguros por día, es una tragedia sanitaria”.

El médico basa sus argumentos científicos y académicos en una investigación realizada en 182 países durante 25 años, en los que se estudiaron países con políticas restrictivas frente al aborto y países que establecieron políticas públicas para acompañar a las mujeres que desean interrumpir un embarazo. Los resultados de esa investigación fueron publicados por la Organización Mundial de la Salud y por la revista The Lancet (la publicación médica más prestigiosa el mundo).

“¿Qué es lo que dice este trabajo? Que en aquellos países donde se alienta la educación sexual, el acceso a los métodos conceptivos, y si se requiere un aborto, se hace en condiciones sanitarias óptimas, la mortalidad materna es cero. Y lo que sorprendió a los investigadores es que se hacen menos abortos”, comenta.

Presman se define como defensor de la vida y considera que esa posición en el debate sobre la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo significa “que haya políticas públicas para que, si se llega al aborto, se haga en situaciones saludables para que no se muera más gente”.

 

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Desarrollo Web por EFEMOSSE SISTEMAS www.efemossesistemas.com.ar