Información y formación con visión de género

Federici: «el trabajo doméstico siempre ha sido desvalorizado»

157 0

La filósofa y activista feminista dará hoy, a las 18 horas, una conferencia en la EPET N°8 de la ciudad de Neuquén.

Por Laura Locopan Berti para Rio Negro

Para asisitir a distancia conectate unos minutos antes al aula virtual de La Marea Noticias al siguiente link: https://infopork.adobeconnect.com/lamarea/

La filósofa y activista junto al mural con su célebre frase en el IFD N°12. Foto: Florencia Salto

“En 1968 cuando en las universidades, en la izquierda, las feministas también celebraban las barricadas en París, yo estaba haciéndome un aborto, no exactamente clandestino, mas cuasi, contó la filósofa Silvia Federici, nacida en Italia y nacionalizada en Estados Unidos, donde vive y es profesora emérita de la Universidad Hofstra en Nueva York. Está a 8.873 kilómetros de allí, sentada en el aula del IFD N°12 de la ciudad de Neuquén, con un pañuelo violeta en el cuello que le obsequiaron y dice: “viva la lucha feminista”. La anécdota no sólo describe una época. Es el relato de una desobediencia. Una de las tantas que cosechó en su vida.

La autora del libro “Calibán y la bruja” dará una conferencia titulada: “Lo ineludible: a(r)mar mundos feministas comunitarios y anticapitalistas para acabar con la explotación y los sufrimientos”. Será hoy, a las 18, en la EPET 8. Su obra se ha centrado en analizar como el sistema capitalista se sostiene merced al trabajo reproductivo no asalariado que desarrollan las mujeres y que consiste, entre otras tareas, en cocinar, lavar, planchar, cuidar niños y ancianos.

El trabajo doméstico es un trabajo de producción. La diferencia es que lo que produce no son mercancías, son seres humanos. Es la capacidad de trabajar. Entonces es un trabajo que es tan importante, sino más importante que el trabajo de la fábrica, de la producción de petróleo, porque es el trabajo que produce a los productores mismos”, explicó. “Eso que llaman amor es trabajo no pago”, su célebre frase fue pintada en un mural que hizo la artista Ailín Tornatore en el IFD N°12, en su honor.

Remarcó: «es un trabajo que beneficia a los empleadores, que no deben crear ninguna infraestructura reproductiva, no deben preocuparse de crear lugar de cuidado para permitir a sus trabajadores llegar cada día a su trabajo. Producimos seres humanos que van a ser explotadosproducimos su capacidad de trabajar cada día. La capacidad de trabajar no es infinita, debe ser producida con la comida, con la ropa limpia, con el sexo. El sexo es parte del trabajo doméstico.»

La filósofa es crítica de la idea del feminismo liberal, o como ella misma denomina, «feminismo de Estado». «Busca las categorías del movimiento feminista, pero selectivamente, cortando todo lo que puede ser subversivo. Se habla de violencia contras las mujeres, pero siempre de violencia del varón, individual, no se habla de la violencia del Estado, no se dice que el ajuste estructural es un acto de violencia. Por ejemplo cuando se desvaloriza la moneda, como se ha hecho aquí en Argentina, eso es violencia. Porque se puede morir de muchas formas, se puede morir de una bala de pistola pero también se puede morir de hambre. Si tu vas a mirar toda la declaración de las Naciones Unidas de violencia contra las mujeres no vas a ver otra violencia que no sea la violencia doméstica», manifestó.

Federici se mostró muy entusiasta con los feminismos en Argentina. “Yo creo que aquí se está creando un mundo nuevo, que es muy inspirador”, aseguró.

Y agregó: “Es el país donde el feminismo está en el punto más alto que yo conozco, no creo que haya otra experiencia. No solamente por la gran masa de mujeres que podemos ver, millones de mujeres en la calle, pero también porque en Argentina se han creado redes de mujeres, espacios comunes, que yo no he visto en ningún otro lugar. Como una intersindical feminista donde hay mujeres de los sindicatos, de “Ni Una Menos”, de la economía solidaria”.

El mural es una obra de la artista Ailín Tornatore. Foto: Florencia Salto.

Vengo trabajando hace un tiempo desde la imagen, desde el feminismo. Aparecen estos seres, que yo los hago llamar “mostras.” La Revuelta me puso a disposición esta frase (de Federici) y yo creé el boceto”, afirmó Ailín Tornatore, egresada de la Escuela de Bellas Artes, docente y autora de la obra.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Desarrollo Web por EFEMOSSE SISTEMAS www.efemossesistemas.com.ar