Información y formación con visión de género

La libertad como condición de amigo

272 0

Por: Carina Ambrogi

“Agostina cayó del segundo piso pero no hubo violencia de parte de él” y “la chica de 15 años que había sido abusada había fraguado un documento para aparentar tener 16”, “Es un tema grave, pero no hubo violencia. Fue un susto, algo que no debe hacer”, dijo el juez de la Cámara Segunda del Crimen  Carlos González Castellanos, ante la prensa, para justificar la revocación de la prisión preventiva que había ordenado la jueza de control contra Marcelo Pérez (35).

Pérez, abogado y profesor de sexto año del secundario de la localidad de General Cabrera “Gerónimo Luis de Cabrera”, fue imputado en 2018 por amenazas y lesiones graves calificadas por violencia de género,  a raíz de una denuncia realizada por Agustina Camaño, una ex alumna del acusado. El caso se remonta al episodio en que la joven salvó milagrosamente su vida tras tirarse de un tercer piso para escapar de las golpizas y amenazas de muerte que le habría propiciado Pérez. Por esta imputación, cursó prisión preventiva por  más de un mes en la Unidad Penitenciaria Nº 6 de Río Cuarto, hasta que se lo benefició con la libertad condicional.  A las pocas semanas de conseguirla, fue denunciado por el padre de una menor de 15 años por “abuso sexual con acceso carnal con aprovechamiento de la inmadurez sexual de la víctima”,  y “desobediencia a la autoridad”, esta segunda imputación se realizó en virtud de que Pérez comenzó a seguir a su primer víctima, Agustina Camaño, por las calles del pueblo que ambos habitan, lo que motivó la activación del botón anti pánico por parte de la joven.

“Hay otra prueba que es el incumplimiento de una orden judicial a donde él mira a la chica…  la chica dice que no sintió violencia cuando él la miro, no le quiero restar importancia porque es grave pero le sugerimos que se cambie de domicilio”, dijo el juez sobre este hecho.

La víctima sin victimario

Tras los dichos del juez la mamá de Agostina repudió la re victimización de su hija: “Una vergüenza absoluta los argumentos que da, es increíble que una persona que está en la justicia se base en esos argumentos para dejar en libertad a una persona que está más que claro que es peligrosa para la sociedad”, dijo a La Marea Noticias Mariana Vargas.

“Agostina no se tiró, ella vio la salida por una ventana sin medir consecuencias de la altura que había porque sabía que era preferible salir por ahí aunque corría riesgo su  vida, antes que quedarse con esa persona que le estaba pegando y maltratando. Él dice fue un susto, cosas que no se hacen. Es increíble escuchar esas palabras. Dijo que no había violencia y si la hubo y está clarísimo. En las fotos en que Agos esta colgada de la ventana, hay sangre en la pared, esos golpes se los dio antes de la caída, y fueron varias veces,  esto está plasmado en la declaración”, dijo la mamá.

Para la familia es claro que el juez quiere minimizar todo, cuestionan además el argumento de que la menor de 14 años habría fraguado su edad: ¿entonces quiere decir que estamos ante una menor mafiosa? se pregunta la mamá de Agostina, ¿le mintió a la Cámara Gesell y nadie se dio cuenta?.

Para Mariana  hay pruebas contundentes en la causa con mayor peso probatorio y argumental que los esbozos del juez,  entre ellas la denuncia de Agostina por los golpes que le había estado propiciando el acusado antes de la caída, la cámara gesell de la niña de 14 años, las pericias psicológicas del acusado que tildó de  “terribles”, y las pericias psicológicas realizadas a las mismas chicas.

“No me parece ético, no me parece moral. Además no estoy de acuerdo con que la causa haya ido a la Cámara Segunda a donde está el padre del abogado de Pérez como parte de los jueces, no corresponde”, dijo.

En su argumentación televisiva Castellanos señala que “la jueza duda”, y ante la duda él considera que prima el derecho de libertad del acusado, sin no se llenarían las cárceles. Al respecto, Mariana señaló como discriminatorio los dichos del juez, los que según su análisis dan a entender que la jueza duda porque es mujer.

“Para mí está más que claro que hay amiguismo, si no los jueces se tendrían que haber apartado, eso aclara todo lo demás, los argumentos son banales, cuando hay argumentos mucho más fuertes en los que se basan los fiscales y la jueza”, enfatizó.

Con Pérez en libertad, habrá que ver si el resto de los actores de la justicia cree en el peso argumental de Castellanos quien sostienen que “fue un susto, algo que no se debe hacer”, o si por el contrario, acuerdan con la postura de la mamá de la víctima que asegura que esto pasa porque  “ahí están los amiguitos de él”.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Desarrollo Web por EFEMOSSE SISTEMAS www.efemossesistemas.com.ar