Información y formación con visión de género

Tres millones le mostraron a Bolsonaro su orgullo LGBT en San Pablo

146 0

La LGTBfobia de Bolsonaro chocó de frente con la multitudinaria marcha del orgullo que solo en San Pablo reunió a cerca de 3 millones de personas.

Unas tres millones de personas participaron este domingo en el Desfile del Orgullo LGBT de San Pablo, el primero bajo el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro y que tuvo lugar tan solo diez días luego de que la Corte Suprema de Brasil tipificara la homofobia como un delito penal.

A lo largo de la semana, la presidenta de la Asociación del Orgullo LGBT, Cláudia Regina García, había anunciado que mucha gente saldría a las calles para gritar que «nadie va a volver a casa, al armario o a las ’senzalas’» -los antiguos alojamientos de esclavos en Brasil.

Bolsonaro fue el blanco predilecto de una movilización multitudinaria que demostró que están dispuestos a defender sus derechos, y pelear por más, contra la LGBTfobia del presidente, que es recurrente en sus discursos y los de los miembros de su gabinete.

Es por eso que este domingo millones de personas ocuparon la Avenida Paulista, en el corazón de San Pablo, donde grupos conformados por las más diversas edades y estilos desfilaron mientras alternaban entre pases de baile y gritos de contra Bolsonaro.

Bajo la consigna «50 años de Stonewall, nuestras conquistas, nuestro orgullo de ser LGBT», la muchedumbre acompañó animada a los 19 tríos eléctricos, como se conocen a los gigantescos camiones de sonido que dan el tono de la fiesta, durante más de seis horas.

En una gran fiesta a cielo abierto y con fuertes tintes políticos, les participantes sostenían pancartas en las que podían leerse frases como «Nuestra arma es el amor», «Transformamos vergüenza en orgullo» y «Él no, fuera Bolsonaro».

Muches manifestantes repudiaron la homofobia de Bolsonaro y recordaron el reciente despido del director de comunicación del Banco de Brasil luego de haber incluido a actores y actrices LGBT en un comercial institucional. El gobierno lo convirtió en un hecho nacional y forzó su despido.

Esta vigésima tercera edición del Orgullo LGBT fue además la primera que tuvo lugar después de un histórico fallo de la Suprema Corte de Brasil, que tipificó hace diez días la homofobia como un delito penal similar al racismo.

Para la presidenta de la Asociación del Orgullo LGBT, la decisión supone un «victoria importante» para la comunidad LGBT, pero alertó de que «existen otros desafíos por delante».

«De nada sirve criminalizar (la homofobia) si no hay una política de seguridad y salud para la comunidad LGBT», recalcó García.

fuente: La izquierda diario

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Desarrollo Web por EFEMOSSE SISTEMAS www.efemossesistemas.com.ar